Estás viendo: Fishbone @ Club Subterráneo (19.08.2014)

192

Fishbone @ Club Subterráneo (19.08.2014)

Por Pedro Rossel | 25-08-14

“Hace veinte años que no escucho a Fishbone, pero apenas supe que venían me compré la entrada. Tenía que verlos en vivos porque me encantaban. Ojalá toquen muchos temas viejos”. Con esas palabras una persona de unos treinta y cinco años describía la ansiedad que sentía al presenciar por primera vez en nuestro país a la agrupación estadounidense de rock fusión, minutos antes de que salieran a escena. Metros más adelante, mientras me abría paso hacia el escenario, un amigo al que me suelo encontrar siempre en conciertos de punk, me comentaba que sólo hace dos años había conocido a la banda. “No sé cómo nos los conocía desde antes, apenas los escuché quedé pegado con ellos. Qué bueno poder verlos en vivo”.

Ambos comentarios reflejan dos realidades muy disímiles, pero tienen un elemento en común. Fishbone es un grupo que trasciende modas generacionales y que es capaz de captar la atención de alguien que los conoce hace poco, como a quien los descubrió en los noventa, década en la que ellos jugaron un papel clave en la explosión dek rock alternativo.

Tal vez pueda sonar un poco pretencioso, pero Fishbone es una banda que trasciende el paso del tiempo y lo vivido el pasado 19 de agosto en el interior del club Subterráneo es una prueba clara para jugársela por esa hipótesis. A las 22:03 el grupos pisó el escenario del recinto ubicado en Orrego Luco, uno de los sectores que concentra la vida bohemia en Providencia, y desató la fiesta con ‘Party at ground zero’, seguida por ‘Ugly’, tema en el que el pequeño trombonista Jay Armant realizó un espectacular stage diving.

Mientras afuera la gente intentaba capear las altas temperaturas que ha tenido este inusual invierno con alguna refrescante trago, adentro el calor se intensificaba por las cerca de cuatrocientas personas que no paraban de bailar y corear cada uno de los cortes ejecutados por la banda norteamericana. Cada corte provocaba un explosión de euforia por parte de los asistentes. Y la band vaya que contribuyó para acrecentar ese éxtasis, con una puesta escena alegre y festiva, liderada a la perfección por el carismático Angelo Moore, vocalista y saxofonista del grupo, quien también se lanzó encima del público durante un segmento del show.

La presentación siguió esa tónica festiva durante todo el concierto. En total fueron más de veinte canciones donde hicieron una demostración completa de su versatilidad, pasando desde el funk de ‘Freddie’s Dead’, hasta el punk de ‘Kung Fu Grip’. Así como Fishbone ha podido sortear incólume el paso del tiempo, también ha logrado romper con los fronteras de los géneros, teniendo la capacidad de atravesar por el rock, el funk, el punk y el metal, dando vida a un estilo único.

Sobre el final el calor le pasó la cuenta a  Moore, que abandonó el escenario durante la interpretación de Crazy Glue, dejando el protagonismo al trompetista Walter Kibby. Sin embargo, esto fue sólo un detalle que no empañó un gran show, que culminó con “The Goose”, tema que fue tocado luego que el grupo regresara al escenario ante las contantes peticiones del público para que volvieran tras el primer abandono.

El tiempo no pasa en vano. Es cierto que los 34 años de trayectoria del grupo despertaban ciertos temores y dudas acerca de si nos íbamos a encontrar con una banda que ya viene de vuelta. Afortunadamente estos miedos no tuvieron cabida, ya que si algo demostró Fishbone es que los años sólo han servido para acrecentar su cartel de leyendas. Suenan increíble y conservan una fuerza y energía que los hizo estar dos horas en el escenario. Puede que hayan tardado más de la cuenta en venir a nuestro país, pero lo realizado en el Subterráneo borra todas las deudas que el grupo pudo  haber tenido con su fanaticada chilena. Es más, por todo lo que ha aportado la banda en el desarrollo del rock alternativo, más bien los endeudados somos nosotros con ellos. Pero también somos afortunados, porque fuimos testigos de un show que con el paso de los años será considerado de culto.

Fotos : Hernán Briones

Compartir en WhatsApp