Estás viendo: Rock En Conce 2017 @ Parque Bicentenario (18 y 19.03.2017)

192

La necesaria descentralización de los festivales de música

Rock En Conce 2017 @ Parque Bicentenario (18 y 19.03.2017)

Por Abel | 20-03-17

Se habla de 110 mil personas entre los dos días de festival. Esto no tiene nada que envidiarle a la convocatoria de Lollapalooza. Claro, es gratis, dirán algunos, pero pensemos que dicho número en este caso lo compone principalmente gente que vive en el gran Concepción y alrededores, más algunos casos donde la gente viaja por el fin de semana a disfrutar de este festival. El número da para pensar que hay mucha gente que está ávida de este tipo de instancias, y ese es el sustento para que esta instancia sea exitosa todos los años.

El Parque Bicentenario fue nuevamente el espacio que albergó las dos jornadas de música, y esta vez Tropiconce nos dejó disfrutar de dos días sin mayores variaciones en las condiciones del tiempo, salvo por el frío al bajar el sol, pero que en la audiencia no pareció ser tema.

Sábado

La jornada comenzó puntual con las presentaciones de Fernanda Leiva, los chillanejos Oso de Hielo, el reggae de Vibración Eleva y el rock de Los Muertos. Correctas presentaciones que de a poco fueron entusiasmando al público que llegaba al parque, que disfrutaba de un picnic o unas cervezas. Luego se presentó Weichafe, con una presentación cargada a los homenajes, con trozos de canciones de Violeta, Los Jaivas y hasta Iron Maiden. La banda además se encargó de poner la crítica social a la tarde, invitando al escenario a un grupo de pobladores que se oponen al proyecto Octopus, proyecto que pretende instalar un terminal de gas licuado en la bahía de Concepción y donde los habitantes de los territorios han estado dando una lucha por años para evitar su construcción.

Zurdaka, la banda encabezada por Feliciano Saldías, siguió la senda de riffs pesados y los homenajes, donde tocaron un tema de Víctor Jara que terminó con el vocalista cantando arriba de la reja y abalanzándose sobre el público de las primeras filas. A continuación, los Electrodomésticos sumaron una atmósfera distinta a la tarde con su envolvente sonido.

Nicole fue sin dudas uno de los puntos altos de la jornada. 27 años de carrera y su voz y presencia se mantienen incólumes. Una presentación impecable a pesar de no haber probado sonido según reveló en entrevista posterior. Aprovechamos de preguntarle cómo se tomó la oposición de algunos fans a su presentación en el Buin Zoo hace un mes atrás, donde dijo estar al tanto de que los zoológicos son cuestionados por el uso de los animales y donde cree que es necesaria una reconversión de éstos para terminar con el cautiverio y tener centros de conservación, donde destacó el rol del zoo en la ayuda a los animales afectados por los incendios. Aseguró además que en su presentación tomó las medidas con su sonidista para bajar los decibeles y tocó en formato acústico. Finalizó diciendo que como personaje público es importante hacerse una opinión respecto a un tema tan importante como es el respeto a los animales y que para ella todo lo que sucedió con esta polémica presentación le sirvió como una valiosa experiencia de aprendizaje. Bien.

Quienes han podido ver en vivo a Los Jaivas saben de lo que van sus presentaciones. Hicieron vibrar a la audiencia casi sin tomar descanso mientras estuvieron en el escenario. La Mala Rodríguez cerró el primer día con una tibia recepción del público en general, aunque sí dejó satisfechos a quienes gustan de ella y fueron a verla. Creo que aquí un cabeza de cartel no necesariamente debe serlo sólo por venir de afuera, es necesario ver el peso de éste en términos de audiencia.

Domingo

El perfil de este día fue aún más familiar, partiendo con una presentación de la exitosa compañía de teatro local La Otra Zapatilla. Luego fue el turno de la tanda de artistas recomendados por 192 para ver en el festival, donde Jorge Raby, Mulier, La Negra Ácida e Inarbolece prepararon sus mejores tenidas y puesta en escena para ganarse al público que de a poco iba llenando nuevamente el parque. A pesar de ser nóveles, este grupo de bandas locales se mostró sólido con el respaldo de un año de mucho recorrido en la mayoría de los casos, y ayudó a disipar el estigma de que las bandas en Concepción son todas clones de Los Tres o Los Bunkers.

Luego fue el turno del homenaje a Violeta Parra. Creo que es sumamente difícil hacer un homenaje a una artista como lo fue Violeta, y que logre generar la misma carga emocional, pero es siempre positivo presentar este tipo de repertorios clásicos a las nuevas generaciones, para no olvidar las raíces.

Escuché a varios mencionar que Los Insolentes vendrían a ser los herederos naturales del sonido característico del rock penquista. Al menos en el escenario demostraron esa esencia pero además añadieron sus propios toques a la fórmula para hacerla sonar más fresca. ¿Llegarán a replicar el éxito de sus predecesores? Sería bonito.

Así como con Weichafe y Los Jaivas se asomaban banderas mapuche entre el público, cuando fue el turno de Alex Anwandter se divisaron un par de banderas de arcoiris. El músico presentó una sólida banda y un repertorio preciso que hizo bailar a la audiencia que esperaba su aparición. Sin duda uno de los números musicales actuales con mayor peso y con una capacidad de convocatoria creciente y comprobable en esta ocasión.

Gondwana fue una selección de grandes éxitos más un cover de Bob Marley, lo necesario para echarse al público al bolsillo. Beto Cuevas siguió esa senda pero también se aventuró a presentar temas nuevos de su nueva etapa solista. El cierre estuvo a cargo de los argentinos Bersuit Vergarabat, quienes tuvieron un tibio show hasta que tocaron sus temas más reconocidos que hicieron bailar al público que se mantenía ya pasadas las 11 de la noche.

Como enfatizó Beto Cuevas durante su presentación, la audiencia se caracterizó por un muy buen comportamiento, que no ha registrado ni detenidos ni desmanes en ninguna de las versiones del festival. Ahora bien, el punto más débil fue la cantidad de basura que la gente dejó como si no fuera su problema. Les aviso: La basura es responsabilidad de quien la genera. Si bien la organización hizo esfuerzos con las agrupaciones de recicladores de base y la fundación ecologista El Árbol, al parecer no fue suficiente y la inmundicia quedó igual. El problema de la basura es algo que se debe tratar como sociedad de forma urgente y que trasciende más allá de un festival de dos días.

Se insiste en la etiqueta de “cuna del rock” para Concepción, pero después de asistir a esta versión de REC personalmente encuentro más acertado que Concepción es la cuna de la necesaria descentralización de los festivales de música.

Compartir en WhatsApp