Estás viendo: Quieres Rock 2013 – Teatro Caupolicán (06.06.2013)

192

Quieres Rock 2013 – Teatro Caupolicán (06.06.2013)

Por Abel | 09-06-13

Primero que todo, debo reconocer que iba con muy bajas expectativas al show, teniendo como antecedente la escasez de público en los últimos eventos de similares características, como el Wros Fest en noviembre del año pasado por ejemplo, que no eran buena señal a la hora de pensar en cómo se venía la cosa para esta ocasión. Por otro lado, teníamos la anterior experiencia del festival Quieres Rock, que juntó a bandas como Gatillazo y Ratos de Porao y anduvo muy bien en términos de asistencia y apoyo del público, lo que equilibraba un poco la balanza. Al llegar, fue bueno encontrarse con la grata sorpresa de tener un buen marco de público que llenaba la cancha del Teatro Caupolicán, principalmente compuesto por gente de un segmento etáreo que hace 13 años no tuvo la oportunidad de ver a Lagwagon en vivo, además de un grupo no menor de gente que iba a repetirse el plato desde aquella mítica presentación en el 2000.

La jornada empezó puntualmente cuando faltaban cinco minutos para las nueve de la noche con los nacionales de Juguetenfermo, que salieron ganadores de un sorteo realizado para seleccionar a la banda chilena que iba a formar parte del festival. Esta banda si bien no es muy conocida ni habitué de los shows de corte más melódico, son una banda que ya lleva buen tiempo tocando en la movida under y que de a poco se ha ido armando su espacio a punta de esfuerzo e iniciativa. Aprovecharon su tiempo con un correcto show, en resumen una buena carta de presentación.

Luego fue el turno de los argentinos de Asphix, quienes presentaron un show centrado en presentar material de su placa más reciente “Kolder”, junto con repasar algunas de las canciones más conocidas de sus anteriores trabajos como God Co. o Love Is Dead, que fue pedida a ratos por parte del público y que cerró su presentación. Si bien el nuevo voz y guitarra le pone empeño y se desempeña de forma correcta, debo decir que me gustaba más Asphix con el vocalista/guitarrista original. Los rosarinos por lo demás lograron empezar a hacer mover al público que comenzaba a llenar el espacio.

Tras unos minutos de espera, las luces se apagan y se comienza a escuchar de fondo una canción de música andina, y acto seguido ingresan los integrantes del acto principal de la jornada, Lagwagon. Previo al show ya se comentaba el setlist de otras presentaciones durante la gira, y aunque traté de evitar spoilers para mantener el factor sorpresa, todos coincidían en que iba a ser una velada cargada a los calados. Y no se equivocaron.

Partieron con Island Of Shame y el circle pit no se hizo esperar. Sin decir agua va lanzan inmediatamente uno de sus temas más populares, Violins, que ya hacía que reventaran los corazones de más de dos mil emocionados espectadores que se repartían funciones entre corear, correr en el pit, eludir a los guardias para colarse en el escenario y saludar a los músicos y luego lanzarse o hacer una pisadita solidaria para el crowd surfing. El ambiente era de fiesta.

Y es que Lagwagon es una banda que fiel a su estilo ofrece un producto de tremenda calidad que no ha cambiado con el paso de los años. Un nivel de fiato y técnica impecables, sin perder la esencia y la puesta en escena que les otorga la etiqueta de hardcore melódico que ellos mismos se encargaron de reafirmar en el escenario.

El show transcurrió con una sucesión de hits que pertenecían principalmente a su material más clásico. Uno de los momentos con mayor carga emocional de la noche fue cuando empezaron a sonar los acordes de ‘Exit’ de No Use For a Name, que fueron coreados por el público a pesar del nudo en la garganta por la memoria de Tony Sly, amigo muy cercano de Joey Cape y con quien estuviera compartiendo escenario en su último tour antes de morir. El otro hito de la noche se dio un par de temas después cuando Joey anuncia que “el siguiente tema tiene que ver con una fecha… que la verdad es más bien triste pero yo sé que ustedes la disfrutan mucho”. Suenan los acordes de ‘May 16th’ y se desata la total locura. Luego de eso un breve receso para tomar aire y se viene el último asalto con Joey Cape de vuelta guitarra en mano tocando los acordes de ‘Alien 8’, que desató el circle pit más grande de la velada, seguida de ‘Making Friends’ y ‘Razor Burn’ que concluyen con una impecable presentación, con una banda agradecida de la tremenda respuesta del público que nuevamente recibe el calificativo de “el mejor show del tour”.

En general, un show como este tiene mucha carga emocional. El público principalmente era gente que creció escuchando temas de Lagwagon en el respectivo cassette. La energía que transmitían a través de esas copias se multiplicó durante su presentación en vivo, y los recuerdos asociados a cada tema de la banda fueron la base para asegurar que para todos la jornada del jueves fuera algo muy especial.

Texto: Abel Cisterna
Fotos: Hernán Briones

Compartir en WhatsApp