Estás viendo: Pearl Jam – Estadio Monumental (16.11.2011)

192

Pearl Jam – Estadio Monumental (16.11.2011)

Por Jean (Perrojo) Parraguez | 17-11-11

“La próxima vez no pasará tanto tiempo para que volvamos. Se los prometo”. Esas fueron las palabras exactas usadas por Eddie Vedder el 22 de noviembre del 2005, la primera de las dos multitudinarias fechas que Pearl Jam ofreció en su debut en nuestro país. Casi exactos seis años después, la banda cumplió la palabra empeñada con un emocionante concierto ante más de cincuenta mil personas en el Estadio Monumental.

Por mucho que la banda lleve más de dos décadas sobre el ruedo, su vigencia no ha perdido ni una pizca de holgura, y eso se vió refrendada en la muchedumbre que llegó desde temprano al recinto de Macul, de modo que para la intervención del número de apertura, a cargo del cuarteto norteamericano X, una porción importante del Estadio ya se encontraba ocupada.

El grupo oriundo de Los Angeles, California, puso sobre el escenario sus más de treinta años de carrera al servicio del punk más furibundo y sin respiro, que fue escuchado con respeto y aplausos por la gente que cambió en ovaciones cuando para la última canción, ‘Devil Doll’, invitaron a Eddie Vedder a escena. Un cierre que dejó los ánimos por las nubes.

A la hora que comenzó el show -21.30 horas- las luces se apagan y ocultan lo atestado que se encontraba el lugar, y para que los festejados principales subieran a satisfacer las gargantas de los miles que habían ido ahí a reclamar un poco de historia del rock de las últimas décadas.

‘Unthought Known’, de “Backspacer” (2009), desató la algarabía total de la gente, que no decayó en los siguientes 150 minutos que duró el show. Pearl Jam no se guardó nada y desde la partida inicial figuraron himnos incuestionables como ‘Animal’, ‘Do The Evolution’ y ‘Corduroy’. Tras esta última, el vocalista encendió las alarmas para que el público se echara hacia atrás, pues la presión en las primeras filas era demasiada. Un momento de tensión que duró bastantes minutos, con un Vedder muy preocupado. Por supuesto, ni la banda ni el público desea que se repita lo ocurrido en Roskilde, el año 2000. Felizmente, el episodio fue superado, y Pearl Jam pudo continuar con su show.

El concierto mostró el equilibrio que ha sabido madurar el quinteto de Seattle en todo este tiempo. Desde dulces melodías en ‘Just Breathe’, la explosión furiosa en ‘Once’ y ‘Rearviewmirror’, pasando por clásicos de la talla de la coreadísima ‘Better Man’, ‘Jeremy’ y ‘Given To Fly’, perlas escondidas de su discografía, que aparecieron de la mano de ‘I Got Shit’ y ‘Nothingman’, hasta covers que el grupo ha terminado por hacerlas propias: ‘Crazy Mary’, de Victoria Williams y rematado por un conmovedor solo en conjunto por Mike McCready y Boom Gaspar; y ‘Last Kiss’, en la que invitaron a alguien de público a tocar la guitarra, hablan de un grupo que ha hecho de la inquietud una característica más que una carga.

A pesar de que se obviaron canciones de las placas “No Code” (1996) y “Binaural” (2000), y que el sonido amenazó en algunos pasajes en convertirse en el villano de la velada, Pearl Jam nos confirma su status de banda clásica en la música. Como si no fuera suficientes haber parido un nutrido número de canciones para toda la vida, ostentan una consecuencia a prueba de balas y un frontman que cualquier grupo mataría por tener. El quinteto de Seattle vino a celebrar sus más de dos décadas en el cuerpo con lo que mejor saben hacer: mostrar su arte sobre un escenario.

Unthought Known
Why Go
Animal
Do The Evolution
Olé
Corduroy
Elderly Woman Behind the Counter in a Small Town
Cropduster
Even Flow
Daughter
Setting Forth
I Got Id
Given To Fly
Nothingman
Public Image
The Fixer
Jeremy
Just Breathe
Down
I Believe In Miracles
World Wide Suicide
Last Kiss
Black
Rearviewmirror
Once
Better Man
Crazy Mary
Alive
Baba O’Riley
Indifference
Yellow Ledbetter

Foto cortesía de T4F

Compartir en WhatsApp