Estás viendo: On Stage: Javier Barría en la SCD de Bellavista (10.01.2009)

192

On Stage: Javier Barría en la SCD de Bellavista (10.01.2009)

Por Diego Huenchur | 16-01-09
javierbarria

Fotos por: Paulina Portal

Lo que pudimos presenciar la noche del sábado 10 de enero en la Sala SCD de Bellavista fue algo casi mágico y sí, estoy midiendo mis palabras. Javier Barría estaba más que acostumbrado a dejar a su público boquiabierto con presentaciones completamente acústicas y esta ocasión, con acompañamiento más pro incluido, los resultados podrían haber sido diferentes.

La presentación partió bastante puntual, pasaditas las 9 de la noche. Para empezar, salió a escena Guille Arancibia, recuerdo que mientras escribía la promo para tirar las entradas para la tocata mi comentario acerca de Guille fue bastante escueto, de hecho, no tenía idea quién era, pero debo reconocer que al verlo frente al escenario, sentí que debí haber hecho hincapié en su presencia. Un tono de voz agradable, canciones que hablan de sociedad, hijos, vida, calles; y todo amenizado con su fiel guitarra. Un cantautor de aquellos, el perfecto telonero para esta velada.

El show de Barría partió luego de casi 20 minutos en los cuales el oriundo de La Calera hizo de las suyas. El ambiente era grato, la sala era pequeña y se sentía un aroma rico, como de complicidad; todos estábamos por Javier. El show se abre con la proyección del video Ciego, Nudo y Desenlace y luego se da paso a la presentación en vivo, la cual comienza con la misma canción. Barría arriba del escenario se roba la película, es como el actor joven que todas las chiquillas aman. Esta vez no se encuentra solo, lo acompaña un baterista, tecladista y un contrabajista. Todo listo para rockearla un rato.

En el show, Javier se dio el lujo de repasar las últimas canciones que subió a su Myspace, como por ejemplo Astronauta o Té; pero no por eso dejó de lado todos sus ‘grandes éxitos’, porque al hablar de Barría, incluso si nunca haz escuchado una canción suya, al momento que entran a tus oídos, te das cuenta que son verdaderos hits. La presentación no estuvo excenta de invitados. Al cabo de unas canciones, Javier presenta a su primer partner, nada más y nada menos que Matías Cena, con el cual interpretó una versión alternativa de la canción La Distancia, contendia en el cd Ciudadano B. Debo decir que, a pesar de lo mucho que Cena es alabado en el under, esta colaboración fue el punto más bajo de la noche. Poca coordinación y tonos a los que nunca se llegaron.

guillearancibia

El show continuaba, la gente se sentía a gusto. Yo y mi novia aún más. Barría es para verlo así, de a dos, créanme. Los hits iban uno tras otro: Las Aguas, Corté Cuerda, Abandono y un largo etcétera. Al cabo de unos minutos, la segunda visita de Barría se haría presenta. Esta vez, volvería al escenario Guille Arancibia, con el cual interpretó dos canciones, un de autoría compartida y la desgarradora Dos Cigarrillos, un clásico de las canciones destructoras de Barría con Guille en el piano padeciendo de unos ‘espasmos Fito Paez’, como dijeron por ahí.

El show duró más de un hora, las canciones se hicieron infinitas, Barría estaba con un soltura impresionante, nos regaló una canción que había compuesto hace una semana y hablaba con el público como si con éste fueran amigos de la vida. Flashes, varios juegos con pedaleras, un sombrero, unos lentes de ciego, letras que te envuelven y mucho mucho talento, eso es Barría. Creo que no tengo para qué decir que el punto más alto de la noche fue cuando interpretó Mi Corazón, Su Casa, creo que está más que claro.

javier2

La meta se cumplió. Para los que no le tenían fe a Barría en ‘modalidad banda’, les digo que se equivocaron, porque así, Javier se potencia y logra liberar ese rockstar que lleva dentro. Porque no basta con hacer canciones devastadoras y comprometedoras, hay que saber cumplir el rol de la estrella y, definitivmente, Javier Barrí tiene pasta para eso.

Compartir en WhatsApp