Estás viendo: On Stage: Cumpleaños de SIA

192

On Stage: Cumpleaños de SIA

Por Pedro Rossel | 18-11-08

Y llegó la invitación al cumpleaños número 11 de SIA. Sábado en la tarde, así como en los viejos tiempos. Lo que hasta ese momento sabía era que Sophia acompañaba al cuarteto de Buin y Paine en su celebración y que el mambo se trasladaba a la SCD de Bellavista, íntimo espacio para unas 150 personas si está reventándose de gente.

Por suerte llegué a la hora porque, voy a ser sincero, no le tenía mucha fe a quienes abrirían la jornada. Es más, entré a la sala y me encontré con mucho pitillo y hasta unos lentes dignos de Kanye West, pero debo decir que me sorprendieron gratamente. Me llamó mucho la atención la relación siempre cercana con el público, con mucha buena onda cada vez que hablaban, abusando de las palma (lo que se agradece) y mostrando sonidos bien definidos, juegos de voces muy agradables y dejándome con ganas de verlos de nuevo. Gustaron con algo así como 7 temas. Ellos quedaron felices y bajaron del escenario entre aplausos y uno que otro: ¡Otra! ¡Otra! ¡Otra!

Pasaron alrededor de 20 minutos y subieron al escenario los festejados que fueron recibidos por un coro de “¡cumpleaños feliz! Te deseamos a ti…” que surgió espontáneamente de la fanaticada más joven. Y sin más espera el calvo Pop Balmaceda y compañía rompieron la espera con Indestructible, seguido por Nido de Cenizas, para posteriormente llegar al primer momento alto de la jornada con Enero 7, un clásico del Vientos Modernos… que hizo que ya nadie se quedara sentado su cómoda butaca. Un punto a destacar es el mini pogo que se formó al centro de la sala, a pesar del poco espacio existente en el recinto.

De ahí en más, la banda ya tenía la energía óptima para continuar con su show, que prosiguió con un tema nuevo, que daba protagonismo a un sintetizador en los coros, el setlist la titula Báilame y fue dedicada emotivamente a un amigo de la banda. Y claro, la tarde daba para mucho más luego de corear Pretextos y Santiago, por lo que deleitaron a sus seguidores vieja escuela con un mix de temas de sus dos primeros discos, algo así como 7 minutos de clásico tras clásico. Destacable fue el piquero de Lalos al público, que confesó era su deseo hace mucho tiempo.

Ciudades y Luces. Con ese nombre presentaron un tema inédito a un público que coreaba tema tras tema y que contaba con la presencia de “La Vieja” bajista emblemático de la escena hardcore criolla, miembro de Nosindepencia.

Lo que nos entregaron luego de eso fue para recordar. Dubal simplemente se robó la película y pasó a ser voz principal de la banda para interpretar Corazón Desilusionado de Machuca, conocidos exponentes del punk-rock chileno. Pero esto no fue la única sorpresa, porque sin que nadie comprendiera – ni el mismísimo Pop – Daniel Astudillo, el baterista, tomó la guitarra e intercambió roles con su compañero para ejecutar Vacío. Que dio el pie para que la banda se luciera con una versión plugged de Inmóvil, tema acústico de su última placa Fénix.

Cuando ya terminaba la presentación, mientras daban sus agradecimientos ocurrió quizás lo más cómico de la tarde-noche, Lalos, estando en el suelo jugando con el público, hizo de banquillo para que Pop cayera con guitarra en mano. Un cuadro notable para el cierre de una jornada muy íntima para quienes estaban ahí. Recordemos que todo fue transmitido en directo vía internet por una página amiga de la banda, para que los fanáticos lejos de Santiago también fueran parte del evento, que me dejó esa sensación que te da cuando haces un cumpleaños y llega la gente que tu quieres que lleguen, esos cumpleaños llenos de intimidad y diversión. La invitación, creo, tenía ese propósito y se logró a cabalidad. Hasta la próxima.

Compartir en WhatsApp