Estás viendo: The Offspring @ Teatro Caupolicán (10.09.2013)

192

The Offspring @ Teatro Caupolicán (10.09.2013)

Por Abel | 15-09-13

foto: Natalia Espina López de rocknvivo.com

La jornada de ayer tenía variedad de público que por distintos intereses se congregó en el Teatro Caupolicán. Por un lado estaba la nostalgia noventera por parte de quienes crecimos escuchando a Offspring en la radio y grabando los temas en cassette para escucharlos en el personal de camino a la escuela. Están también los que gustan del rock de los noventas en general, que se notó en un momento que eran mayoría cuando coreaban el tema de Nirvana que sonó en la previa, y también los que llegaron a ellos por los videos de skate o por el gusto del punk rock y que se las arreglaban para organizar el circle pit cada vez que empezaba un tema rápido.

Al llegar me entero que minutos antes tocaron Los Mox, presentación que lamentablemente no fue avisada previamente, pero que contó con buena cantidad de gente ya en el Caupolicán que a eso de las nueve ya estaba lleno, con uno que otro valiente pasándose a la cancha desde la platea.

A eso de las 9:15 se apagan las luces y hace ingreso The Offspring, y sin dejar que termine la ovación del público ni decir agua va, se lanzan de inmediato con ‘All I Want’ y la respuesta fue inmediata. A pesar que la cancha estaba llena de punta a cabo, igual se organizaba el espacio para el correspondiente circle pit. El show en general fue un buen repaso por los casi treinta años de carrera de los Offspring, y no hubo mucho tiempo para recuperar el aire ya que los temas iban en una sucesión vertiginosa y bajaron las revoluciones solo en un par de pasajes. Se dieron el lujo de tocar ‘California Sun’ tema sesentero de The Rivieras y popularizado por los grandes Ramones, así como también de tocar el tema que le da nombre a su último disco, ‘Days Go By’ con su intro que me recuerda a Dag Nasty y el posterior riff muy similar a ‘Times Like These’ de los Foo Fighters.

La banda se dio un tiempo para cruzar un par de palabras, saludar y dar las gracias en español, decir que Santiago les sonaba como a alemán, pedir un aplauso por Los Mox y hacer mención del largo tiempo que les tomó regresar a Chile desde su primera presentación en el 97. Mostraban cara de sorpresa cada vez que la audiencia coreaba las melodías de las partes instrumentales de los temas, práctica común acá que no se da en otros lados. También se dieron tiempo para musicalizar el Olé Olé y gritar un Ceacheí antes de tocar la última tripleta de temas para cerrar una hora y 20 minutos de puros hits enmarcados en un buen espectáculo de una banda de la cual no me esperaba el show de mi vida pero sí pasar un buen rato, cosa que se cumplió.

Ahora sólo falta que Travis Barker pierda el miedo a los viajes largos en avión y venga Blink 182 a darse la vuelta por estos lados y cerramos otro ciclo.

Tops:

– El set preciso para dejar conformes a todos, cargado a repasar los mejores momentos de su carrera más que a dedicarse a presentar su disco nuevo como lo hacen otras bandas. Dado que la última vez que vinieron a tocar fue hace 16 años, lo más recomendable era hacer lo primero.

– Descubrí el que parece ser el secreto para mantener la vitalidad de las bandas al acercarse a los 30 años de trayectoria: Baterista joven. Tal como lo han hecho los Buzzcocks o Bad Religion.

Bottoms:

– Si bien ayer me pareció ver menos gente en esa, persiste la molesta costumbre de pasarse el show sacando fotos movidas y grabando videos inentendibles con los celulares. ¿Cuándo se van a aburrir?

– El show lo abrieron Los Mox y la mayoría se enteró en el momento que se subieron a tocar. No sé si fue de última hora pero mi sugerencia es que se debería considerar incluir a las bandas locales que participan en los shows en el afiche y anunciarlos. No soy tampoco de los que opina que «todos los conciertos internacionales deben incluir artistas chilenos» pero si se opta por incluir a uno, no está demás un trato más deferente a la hora de la difusión.

Freaks:

– El guitarrista que estaba atrás haciendo la guitarra rítmica y los coros era Todd Morse, guitarrista de H2O. +10 punk points.

Compartir en WhatsApp