Estás viendo: Lollapalooza 2017 – Día sábado

192

Lollapalooza 2017 – Día sábado

Por unonuevedos | 02-04-17

El primer día de esta nueva versión de Lollapalooza nos entregó un clima fresco y agradable para disfrutar de una jornada con un cartel de los más variados a la fecha. A continuación les contamos los pormenores de lo que vimos durante el primer día.

A las 13:30 La Pozze Latina se dedicó a hacer una revisión de sus viejas glorias noventeras para abrir el VTR stage. La tenían un poco difícil, ya que en el 2017 ya no gozan de la misma popularidad que en su época más activa, pero la banda en vivo, los interludios con beatbox de Chico Claudio, y la ‘Chica Eléctrica’, su tema que ha resistido mejor el paso del tiempo, ayudaron a terminar conquistando a la audiencia. El cierre de su presentación lo hicieron con su primer hit ‘Pazz la Cerveza’, para cerrar un set cargado a la nostalgia. Yo creo que lo que le está faltando tanto a La Pozze como a otros actos chilenos que viven de su prestigio noventero es atreverse con nuevas producciones.

Luego Weichafe repitió lo que vimos hace un par de semanas en el Rock en Conce, un show probado para festivales, con diversidad de homenajes a los pilares de la música popular chilena y con un soporte visual que dejaba clara su postura política y que compartirla es parte de la esencia de su banda y de su directo, abriendo paso a los primeros mosh de la tarde.

Lucybell sonó como radio AM, el sonido no estuvo de su lado y eso lamentablemente empañó su presentación que siguió de forma estoica y donde sus fans se dieron cuenta y hasta les hacían gestos para avisarles de que algo andaba mal. Por otra parte, en el Acer stage, Silversun Pickups hacía una sólida presentación, con tímidas interacciones con una audiencia que no vacilaba en expresar su cariño a la banda y que vitoreaba a su bajista Nikki. Un correcto debut en Chile para los californianos, como para los ingleses de Glass Animals, que con un pop de guitarras un poco más reposado que otros actos similares como Foster the People, igual cumplen con un perfil de “banda Lollapalooza” que se vio reflejado en cómo lograron enganchar al público. Son mi sugerencia de soundtrack para el próximo comercial del festival.

Pasadas las 17 horas, los colombianos de Bomba Estéreo hacían su regreso a Chile, donde hicieron de su hora de show una fiesta, de la mano de su revisión de ritmos latinoamericanos como la cumbia y el vallenato, matizados con elementos más modernos y que tuvieron a todos bailando. Por otra parte, The 1975 me parecieron como unos Maroon 5 junior, pero con elementos propios de su Inglaterra natal, donde su sonido me recordó a ratos a Phil Collins o a sus compatriotas que se presentan hoy Duran Duran, obviamente guardando las proporciones y en una clave más actual para conquistar a las audiencias más jóvenes.

Uno de los debuts más esperados en Chile era el de los veteranos punks de Rancid, quienes no defraudaron a quienes tuvieron que lidiar con los fans ultrones de Metallica que abarrotaban las primeras filas (la banda se presentaba en el mismo escenario dos horas más tarde) y que fueron un impedimento para hacerle el aguante como corresponde a los californianos que durante su hora de presentación hizo un repaso por los mayores hitos de su discografía, centrado en su placa más popular And Out Come The Wolves, cuya carátula se desplegaba en la pantalla gigante a sus espaldas. Un show entretenido tanto para fans acérrimos como para gente que los escuchaba por primera vez y llegó de curiosidad. Una banda influyente no sólo en el punk sino en la cultura popular norteamericana, cuyos años de trayectoria se notan en lo compacto de su sonido y en su forma de llevar su show, y sus interacciones con el público. Prometieron no tomarse 25 años más en venir de nuevo por estos lados, y sería positivo verlos en un show propio sin Metallicaliebers de por medio.

Si bien The XX fue uno de los shows con mejor sonido de la jornada, para quien lo ve de afuera sin ser fan no es algo que logra cautivarte a la primera. Al mismo tiempo, en el Acer stage, el rapero G-Eazy también hacía su debut en Chile donde lanzó un show prendidísimo, haciendo vibrar a la gente a pesar de que su voz lucía gastada después de su tour sudamericano. Lo dio todo para lograr dar una buena primera impresión y sin duda lo consiguió.

Para el cierre, la que a mi parecer es la única banda metalera que podría tocar en un Lollapalooza, y es que Metallica es la banda que salió del nicho del metal para abrazar las grandes audiencias, cosa que se vio reflejada en la tremenda cantidad de gente que se volcó a verlos. Más de dos horas de presentación donde aprovecharon de tomarse un rato para presentar canciones de su última placa “Hardwired… To Self-Destruct”, pero donde su descarga de hits fue magistral, dándose el tiempo hasta de repasar los temas de su época más thrash y generando una carnicería bajo el escenario. La calidad vocal característica de James Hetfield se mantiene incólume y el sonido de la banda es arrollador. Inmejorable cierre para la primera jornada de festival.

Reporte por Abel Cisterna

Fotos cortesía de Lotus Producciones

Compartir en WhatsApp