Estás viendo: Limp Bizkit – Movistar Arena (21.07.2011)

192

Limp Bizkit – Movistar Arena (21.07.2011)

Por equistene | 23-07-11


Todos los argumentos acerca de la vigencia de Limp Bizkit, su importancia(?) en musical en la decada pasada o de cuanto tardaron en venir  se van al carajo cuando estás en medio de miles de personas (entre ellas muchas caras que no veía hace años, cuando eran habituales cada fin de semana en shows de la ‘ escena aggro’), todas con las mismas ganas de ver a quizás una de las bandas emblematicas de un movimiento (si, movimiento, independiente de lo que digan los más ‘ortodoxos’), junto con otros como Deftones, Korn, Slipknot y System of a Down, quienes ya pasaron casi todos por estos lados, a excepción de estos últimos que se presentarán en unos meses más.

Mejor vamos a lo importante, a lo que vivimos, a aquello por lo que tanto esperamos los fans : ver por fin a Limp Bizkit y cantar a todo pulmón las canciones de la banda que nos hizo a muchos usar ropa ancha, jockeys cerrados, desear tener los ojos negros completos de Wes Borland y en definitiva, vivir en esa dualidad entre el rock y el rap.

Este show no podía llegar y partir así no más, muchos de los presentes necesitábamos entrar un poco en calor (más que mal ya no eramos puros quinceañeros) y es ahí donde los nacionales de 2X hicieron más que bien la pega, pues con un arrollador set de alrededor de media hora, dejaron más que listos para la acción venidera al publico y es que la banda, a pesar de no gozar con mucha difusión en los medios tradicionales, dejó claro que siguen vivos y rockeandola fuerte.

Luego de eso y mientras ya todos esperaban el esperado show, se alza con el arte de la portada del ultimo disco de Limp Bizkit, titulado ‘Gold Cobra’ y la que nos daba indicios de lo que se venía era un show cargado a la promoción de dicha placa.

Pero a las 21hrs y con una puntualidad muy pocas veces vista, se apagan las luces y empieza a saldarse una deuda de muchos años : Sam Rivers, John Otto, DJ Lethal, Wes Borland y Fred Durst salen al escenario mientras suena ‘Introbra’, el track que abre su más reciente trabajo y listo, la temperatura del Movistar Arena sube hasta reventar.

La acción empieza cuando, con muchos problemas en el sonido, la banda dispara ‘Why Try’, uno de los primeros cortes que conocimos de Gold Cobra, la banda se muestra solida y la gente lo retribuye saltando a todo dar, aunque no se entienda casi nada con los rebotes del sonido. Luego de eso se vino ‘Hot Dog’ y ‘Pollution’, esta ultima de su primer album y que desató locura instantanea, más que mal, no había quien no gustase del primer trabajo de la banda.

Buen comienzo, pero el sonido aun no mejoraba cuando Borland partía con una de esas que uno cree que son para cerrar un setlist, pero no, se trataba de ‘Break Stuff’, pues si nos vamos a hacer mierda saltando, que sea desde el comienzo, cuando estamos con la pila llena y eso pasó, pues el publico se desató, aunque fue una lastima que para estas alturas el sonido aun no acompañara, ya que Durst no aguantó más los desperfectos técnicos y manifestó su malestar lanzando el microfono al suelo y pateando uno de los retornos.

Muy conscientes de ello, los encargados se ponen las pilas y ya para el siguiente tema la situación empieza a mejorar y no se pudo agradecer más, pues fue ahí cuando la banda interpretó ‘My Generation’, a estas alturas uno de los grandes hits de la banda. Hasta ahí  yo pensaba que había sido solo un muy buen bloque del recuerdo y que era hora de volver a los tracks de su ultima placa, pero no, la banda sigue con su demoledor setlist y la siguiente es ‘Livin’ it up’, perteneciente a su tercer trabajo, la encargada de mostrarme lo contrario.

Ya han pasado seis demoledoras canciones y ‘Re-arranged’ sirve como buen recreo, pero sería breve, pues le seguiría la poderosa ‘Eat You Alive’, perteneciente al disco «Results May Vary», placa salida durante la epoca en que Wes Borland se desvinculó de la banda. A continuación vendría ‘My Way’ y luego la culpable de la explosión de Limp Bizkit en el mundo : ‘Nookie’, la canción con la que todos caímos rendidos, esa que tenía un videoclip que fue todo un manual de estilo para una generación, en la que me incluyo. No es necesario explicar como explotó en energía el Movistar Arena para este momento.

Hasta ese momento y con un setlist demoledor, era necesaria una nueva pausa para recuperar algo de fuerzas y es ahí donde la banda se despacha ‘Behind Blue Eyes’, el cover de The Who y que solo contaba con la presencia en escenario de DJ Lethal y Durst. Luego vendría ‘Boiler’, la que a gusto personal es una de las mejores canciones de la banda. Le seguiría ‘Take a Look Around’, canción que pertenecía a la tercera placa de la banda y también a la banda sonora de la película ‘Misión Imposible : 2’.

Acá yo ya sabía que estábamos jugando los descuentos y si bien hits quedaban, lo importante era saber con que se acabaría todo y mientras pensaba en ello, Wes Borland empieza a tocar ‘Faith’, así que no quedaría otra que volver a respirar profundo y volver a la carga. Luego de esto, Fred invita a subir a alguien del publico, al que se le pasó un microfono, sirvió de interlocutor entre la Durst y el publico y luego fue invitado a cantar, de manera improvisada, ‘Full Nelson’. Vaya experiencia la de este cabro (y cuanta envidia de mi parte por lo demás).

Pasado esto, Durst quien ya había dicho que no iban a tocarla, decide a ultima hora ir con la canción más pedida por el publico, se trataba de ‘Rollin’, esa canción con el grandilocuente videoclip que fue pasado hasta el cansancio en MTV. ¿El resultado? una fiesta total, coreada en su totalidad y que incluso le llevo la coreografía correspondiente. Perfecto cierre para un show que dejó claro que si bien han pasado años desde que la banda tocó el cielo, no se trata para nada de un conjunto fuera de forma.

Era cosa de ver a Fred Durst quien hay que decir está mucho más en forma que similes como Chino Moreno o Jonathan Davis, ver a Wes Borland quien siempre  ha sido un show aparte, con su maquillaje y locuras (esta vez se presento pintado de negro hasta la altura de los ojos), destrozando el Movistar con su guitarra, el mismo que encuentra en John Otto y Sam Rivers unos pilares poderosos.

Por otro lado está DJ Lethal que no se queda solo con hacer ruiditos, scratches en las canciones, si no que también es el encargado de hacer una fiesta entre canciones del show, siendo este también el más carismatico de la banda, después de Durst.

He esperado (y no soy el unico) este show por, literalmente, la mitad de mi vida y creanme, no fue en vano, Limp Bizkit demostró porque es una de mis bandas favoritas de la vida y es que, durante una hora y cuarenta minutos, volví a tener 14 años y pesar la mitad de lo que peso ahora, si no, no me explicó como salté tanto. Sin duda una deuda saldada con creces y que sé, será recordado como uno de los mejores shows en la vida de muchos, dentro de los que me incluyo.

Foto : Ignacio Galvez 

SETLIST

· Why Try
· Pollution
· Hot Dog
· Break Stuff
· My Generation
· Livin’ It Up
· Re-Arranged
· Eat You Alive
· My Way
· Nookie
· Behind Blue Eyes
· Boiler
· Take a Look Around
· Faith
· Full Nelson
· Rollin’

Compartir en WhatsApp