Estás viendo: La visita de Los Amigos Invisibles a Chile en tres capítulos

192

La visita de Los Amigos Invisibles a Chile en tres capítulos

Por Jean (Perrojo) Parraguez | 30-10-12

La semana pasada tuvimos el privilegio de recibir por tercera vez en nuestro país a Los Amigos Invisibles. El combo venezolano estuvo en Chile, ofreciendo una tríada de conciertos de alta factura en tres diversos lugares, repartidos entre Santiago y Valparaíso, en la que se demostró el lazo fuerte que la banda ha construído con sus seguidores de esta parte del mundo.

192 estuvo presente en una gran parte del itinerario gozadero, viéndolos en vivo, en prueba de sonido y hasta entrevistando a uno de sus integrantes. Lo ocurrido dejó patente que el funk acá sigue más vivo que nunca, y que cada visita de Los Amigos Invisibles sirve para refrendar dicha sentencia.

Capítulo I: Club Subterráneo

La fría noche del exterior contrasta con las instalaciones del Club Subterráneo apenas se ingresa. El recinto de la comuna de Providencia tiene una dotación considerable de asistentes, que dejan las obligaciones de todo tipo –mal que mal, es mitad de semana- en sus hogares para concentrarse en la primera presentación de Los Amigos Invisibles en Santiago en más de un año.

El mismo local fue testigo de un acalorado concierto en mayo del 2011. Por eso, las expectativas en torno a lo que podrían hacer eran altas. Pasada la medianoche, Chico Claudio sube a la tarima, y a punta de sus habilidades logra encender a un público que mira cómo cada uno de los integrantes ocupa sus instrumentos. Mientras la intro de ‘Robot Love’ ponía a la gente atenta, Julio Briceño arriba al escenario y la fiesta se desata.

Por cerca de una hora y 45 minutos, el sexteto de Caracas no escatimó repertorio y simplemente sacó lo que la gente pedía, sin hacerse de rogar. ‘Amor’ fue coreado de principio a fin, lo mismo que ‘Mentiras’; el canto de estadio apareció con ‘Seven Nation Army’ de los White Stripes, que sirvió de introducción a ‘Cuchi Cuchi’, o el guiño a David Bowie en ‘Ultrafunk’, fueron parte de un set impecable.

La banda en vivo suena menos elaborada que en estudio, eso ya es sabido, aunque eso no es ningún concepto negativo. El directo de Los Amigos Invisibles tiene ingredientes que hacen la propuesta imposible de soslayar. Los ritmos tropicales, el funk de viejo cuño y un fino olfato pop para hacer populares canciones que harían palidecer a los puristas –‘Disco Anal’, ‘Ponerte en Cuatro’- son las virtudes que hacen del sexteto un grupo irrepetible y altamente adictivo. Ellos lo saben, y lo agradecen con una entrega tremenda.

Son más de las 2 de la mañana, la temperatura se disparó hace bastante, y el sudor luce más como una medalla que algo incómodo entre los presentes. La fiesta se toma un respiro, pero está lejos de terminar. Aún quedan dos shows.

‘Robot Love’
‘Sexy’
‘Amor’
‘Qué Rico’
‘Diablo’
‘Groupie’
‘Yo No Sé’
‘Mentiras’
‘Mami te Extraño’
‘Esto es lo que Hay’
‘CUchi Cuchi’
‘Cachete a Cachete’
‘Hopeless Romance’
‘Ultrafunk’
‘Mujer Policía’
‘Plastic Woman’
‘Sex Appeal’
‘Viviré Para Tí’
‘La Vecina’
‘Bruja’
‘Disco Anal’
‘All Day Today’
‘Ponerte en Cuatro’
‘Playa Azul’
‘El Sobón’

 

 

Capítulo II: Entrevista con Cheo Pardo

Viernes 26 de octubre. Cerca de las 9 de la noche. Toda la locura y actividad que se acostumbra ver en El Huevo parece una fantasía comparado a lo que hay en ese momento: ambientes vacíos y oscuros. Subimos a la azotea donde será el encuentro con Cheo Pardo, según la opinión de este humilde servidor, el líder de Los Amigos Invisibles.

Llegamos. Está hablando con otra gente. Esperamos. Finalmente, se para y, botella con vino en mano, nos indica que bajemos: “Acá hace mucho frío”, se justifica con su acento. Le hacemos caso, y lo seguimos. Buscamos un lugar adecuado, nos sentamos, y empezamos a conversar de la motivación del grupo para venir a Chile, y regalarnos no sólo uno, sino que tres conciertos. Parte hablando de las bondades de nuestro país: «Lo único malo que tiene Chile es que queda lejos, pero es alucinante. Se come delicioso, las mujeres son hermosas, el vino es alucinante, la gente es súper cálida».

Luego de esa convincente muestra de buenas intenciones, el guitarrista muestra su agrado por la música que se hace en Chile, del que ha tenido conocimiento de primera mano, al entablar relación con algunos exponentes: «Hay una escena musical en Chile que hay en pocos países de latinoamérica. Hemos tenido suerte de conectar con músicos como Los Tetas, con la Fran Valenzuela, amigos muy queridos. Si uno ve gente así, tan buena, no puede ser feo el país». Al mismo tiempo, destaca lo que ocurre con el funk y la electrónica, dos ámbitos que él cubre muy bien, ya que además de su labor en Los Amigos Invisibles, tiene un nutrido catálogo como solista y DJ.

La anterior visita de Los Amigos Invisibles a Chile, en mayo del año pasado, fue en el marco de celebración por sus veinte años de vida, una retrospectiva que Cheo asume con una mirada más que positiva: «No te das ni cuenta, todo ha sido muy rápido. La verdad es que hemos sido muy sortarios (afortunados). Siempre es respetado el hecho de que es más importante hacer una buena canción. Las bandas van, las bandas vienen, pero siempre queda la canción. Lo que van a cantar nuestros hijos son las canciones más que si estuvo bien producido, si estuvo mal hecho, si estuvo en cumbia, si estuvo en bachata. Entonces, lo que importa es que la música sea buena».

Una carrera que se inició en el colegio, que luego pegó el salto a Estados Unidos. Encuentros con David Byrne y Dimitri from Paris, la decisión de ser independientes, que ha sido coronada con “La Casa del Ritmo”, documental que está próximo a editarse en DVD, financiada por sus incondicionales, y que Pardo describe tajante: «Si no fuera por los fans, esa película no existiría».

En el futuro más inmediato de Los Amigos Invisibles está el lanzamiento de un disco de canciones inéditas, que saldrá a la venta el 2013: «El disco debería estar listo, a más tardar, a mediados de noviembre, se está mezclando. Saldrá el primer trimestre del año que viene. El título es ‘Repeat After Me’, y va a estar bien divertido».

 

 

Capítulo III: El Huevo, Valparaíso.

La gente se demoró en llegar al escenario principal de El Huevo. Prueba de aquello la encontramos en que ya era la medianoche, y habían varios lugares vacíos, y la aparición del público era muy pausada. Por eso, cuando los teloneros de Pichanga salieron a escena, el quórum era austero.

Lo del grupo de Valparaíso fue de menos a más. Tuvieron que sortear la mala costumbre de que los técnicos prueban sonido con el número de apertura, eso hizo que las primeras canciones se escucharan de manera deficiente, no haciéndole justicia a su puesta en escena, que incluye bronces, teclados, que promediando el set se hicieron visibles.

Tras ellos, y cuando el reloj se acercaba a paso tranquilo a las dos de la madrugada, los venezolanos ingresaban al proscenio. Era su última fecha en Chile, por ese motivo la instancia tenía que entregar toda la energía que quedaba. Y en eso, Los Amigos Invisibles no defraudaron.

Las canciones se sucedieron sin interrupciones, presentando al conjunto como una máquina aceitadísima, que sabe extraer el jugo de sus talentos como intérpretes, y también su manejo del respetable. Aunque la mayoría de las miradas se la lleva el vocalista, todos tienen una labor importante, un engranaje que trabaja en pos de un sólo objetivo: que todos gocemos.

La lista de canciones no varió a lo que habían presentado en Santiago, igual que el efecto. Los asistentes bailaron y gritaron los éxitos, también recibieron con respeto las canciones nuevas –‘Sex Appeal’ y ‘Hopeless Romance-, demostrando que el repertorio tiene varios capítulos por descubrir. Aplaudieron a rabiar la intervención de Carito Plaza en ‘Viviré Para Tí’, y desataron el carnaval en ‘All Day Today’ y ‘Ponerte en 4’.

El paseo de Los Amigos Invisibles por Chile dejó un sabor dulce entre todos los que pudieron verlos en vivo. Un conjunto de personas que sobrepasan las dos décadas juntos, moviéndose según sus instintos y con la tranquilidad de estar donde ellos deseen, reforzando la satisfacción de hacer la música que les gusta, y que gusta a los demás. Doble premio.

‘Robot Love’
‘Sexy’
‘Amor’
‘Qué Rico’
‘Diablo’
‘Groupie’
‘Yo No sé’
‘Mentiras’
‘Mami te Extraño’
‘Esto es lo que Hay’
‘Cuchi Cuchi’
‘Hopeless Romance’
‘Ultrafunk’
‘Mujer Policía’
‘Plastic Woman’
‘Sex Appeal’
‘Viviré Para Tí’
‘La Vecina’
‘Disco Anal’
‘All Day Today’
‘Ponerte en Cuatro’
‘El Sobón’

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fotos: Constanza Barra – Jean Parraguez – Héctor Zamora

Compartir en WhatsApp