Estás viendo: OFF! @ La Batuta (14.11.2013)

192

OFF! @ La Batuta (14.11.2013)

Por Abel | 20-11-13

OFF! si bien es una banda que al escucharla te suena a ochentas y que sin ir más lejos tiene al frente a una de las figuras más reconocidas del punk de aquella época, igual tiene una propuesta que rescata la esencia y la simplicidad de aquel tiempo, lo trae al 2013 y encaja perfecto. Además, trasciende de los límites de su escena para transformarse en una banda de gusto de una mayor variedad de público y formar parte de importantes festivales alternativos a nivel internacional. Con todo eso como antecedente, las expectativas eran altas para su debut en estas tierras de parte del público que empezaba a llegar de forma bastante ordenada a La Batuta, lugar donde finalmente se realizó el show en reemplazo del Teatro la Cúpula, lugar donde estaba planeado originalmente el show y que debido a inconvenientes producto del paro municipal no pudo mantenerse.

La gente que llegaba en esos momentos al local era mayoritariamente del segmento adulto joven, que pasaron de sus trabajos al show, y por otro lado se vio poco punk con chaqueta con remaches. Probablemente eso era lo que vaticinaba Refused con «The Shape of Punk to Come».

A eso de las 21:30 abrió el show la banda Subradical, que al menos yo no los había visto en afiches desde que tocaron con Circle Jerks (la primera banda de Keith Morris, vocalista de OFF!) en 2009. Una presentación de más menos 40 minutos y 20 temas, cumpliendo al pie de la letra con lo que anunciaron al principio de su presentación y que más de alguno pensó era broma, pero Subradical es una banda acostumbrada a eso, no por nada editaban discos con la misma cantidad de temas. Una presentación correcta que empezó a motivar los primeros circle pits de la jornada.

Luego tuvimos un entremés de música punk envasada a cargo de Álvaro España, que ayudó a la gente a amenizar la espera coreando los himnos de la vieja escuela de los inicios del hardcore punk como Nervous Breakdown de Black Flag o Red Tape de Circle Jerks. Mientras en el escenario, Keith Morris se subía a pegar las hojas con las listas de temas y los músicos probaban sus instrumentos. Cualquier otro músico de otro estilo en un nivel de importancia como el que ostenta Keith en el punk hubiese tenido una docena de roadies, pero acá se aprecia la gran diferencia y se mantiene la filosofía Do It Yourself, una de las bases de la actitud que caracteriza al punk.

A las 22:35 la banda parte con la descarga y se lanzan con todo tocando Panic Attack, lo que desató inmediatamente el circle pit y una lluvia de gente haciendo stage dives, a los que Morris se refirió luego de una vuelta de temas, preguntando a la audiencia qué opinarían sus padres si los vieran cómo se portan en los shows.

Keith Morris además de hacer de su performance una clase magistral de cómo ser un frontman de banda punk, se dio tiempo para hablar sobre variedad de temas, desde la situación política en Chile y contar también lo que se está viviendo actualmente en su país, hasta algunas anécdotas sobre cómo conoció a los integrantes de la banda en los shows hardcore punk en California en los ochentas, cuando Steven McDonald -bajista de OFF!-, Jim Lindberg -vocalista de Pennywise- y otros personajes ilustres asistían a los primeros shows de Black Flag y Descendents en un subterráneo. Lo que se vivió en La Batuta el jueves fue lo más cercano que se podía experimentar a haber estado ahí.

Mención especial a los músicos de OFF!, todos con una gran escuela musical en el underground norteamericano, y que se notaba a la hora de tocar, con la precisión y un sonido que hacía pensar a ratos que los temas que tocaban son himnos de toda la vida, cuando son composiciones de hace un par de años atrás, pero que dejan la sensación de habernos acompañado por más tiempo.

25 temas en cincuenta y algo minutos de show. Qué más punk que eso? A pesar del tiempo, a mi no se me hizo para nada corto el show. La intensidad del mismo fue como si hubiese durado mucho más rato. Se agradece que haya gente como Discos Rio Bueno que se la sigan jugando por traer este tipo de bandas que no se caracterizan por cortar una gran cantidad de boletos pero que generan en sus presentaciones una experiencia con una pasión que no se ve en otro tipo de recital.

Fotos: Hernán Briones

Compartir en WhatsApp