Estás viendo: Korn @ Chimkowe (03.12.2013)

192

Korn @ Chimkowe (03.12.2013)

Por [email protected] | 04-12-13

Sólo dos meses han pasado desde la salida de The Paradigm Shift, el decimoprimer álbum de Korn y el motivo principal -en el papel- de su cuarta visita a Chile con un show repleto en el lejano Centro de Eventos Chimkowe. Una jornada que pasará a la historia por la pasión y efervescencia arriba y abajo del escenario.

Ver por cuarta vez al conjunto californiana quizás no hubiese sido un panorama atractivo, incluso para algunos fanáticos. Pero la ocasión ameritaba una gran concurrencia y fidelidad: “Head” Welch, el mítico guitarrista que fue pieza clave en el mejor momento de Korn, volvió este año al conjunto tras ocho años luego de decisiones personales (incluido su conversión al Cristianismo).

El reencuentro de la banda, con su alineación clásica (además del notable Ray Luzier en la batería desde 2007), con el público local no tuvo respiro: el clásico sonido de los platillos en “Blind” dio inicio a una relación intensa de 90 minutos, con un Jonathan Davis visiblemente excitado por la respuesta y constantemente animando al público, una mezcla entre adolescentes y adultos que copaban el recinto.

En teoría la presentación sería para mostrar su último trabajo de estudio, pero en realidad la actuación se basó en los éxitos más destacados de su discografía, con énfasis en el elogiado Follow he Leader (1998). Así, pasaron canciones como “Twist”, “Falling Away Frome Me”, “Here to Stay”, “Y’All Want a Single” y “Dead Bodies Everywhere”, además de un extracto semi karaoke de “Somebody Someone”.

“Head” y “Munky” Shaffer se transformaron en una dupla que entregó su particular sonido en las seis cuerdas, complementado por el inquieto “Fieldy” Arvizu en el bajo. Aunque, vale decir, que el gran protagonista de la noche fue Luzier detrás de los platillos, quien tuvo un show aparte con sus malabares con las baquetas y haciendo retumbar el Chimkowe durante los 90 minutos.

“Got the Life” y “Freak on a Leash”, esos clásicos de finales del siglo pasado, fueron los temas de despedida coreados y saltados por los miles de asistentes, los mismos a los que no les importó demasiado que hayan faltado varios éxitos. No importan las veces que Korn venga a Chile. Quedó demostrado que los fanáticos siempre estarán ahí para saltar y cantar.

Por Javier Núñez
Fotos : Hernán Briones

Compartir en WhatsApp