Estás viendo: Jorge González – Teatro Caupolicán (11.01.2011)

192

Jorge González – Teatro Caupolicán (11.01.2011)

Por [email protected] | 14-01-11
La efervecencia que Jorge Gonzalez provoco en el Festival Binacional “El abrazo” daba paso para que el San Miguelino diera un show donde pudiera presentar de manera más completa la que por muchos es la obra maestra de Jorge Gonzalez (Puristas divididos: “Jorge Gonzalez La mente maestra” v/s “Sin Tapia ni Narea no hubiesen sido Los Prisioneros”, pero para que entrar en dilemas), La Voz de los 80, y además revivir otros hitazos, y asi ocurrio, Jorge Gonzalez confirmo conciertos por algunas ciudades del sur de Chile, y una fecha en Santiago.
A mucha gente le parecio un poco excesivo el precio de las entradas, por lo cual mucha gente decidio no ir, lo cual me hizo pensar que el Caupolican no iba a estar repleto.
El Caupolican no estuvo repleto, pero si estaba la cantidad de gente necesaria para un concierto que ofrecia más que música, si no también un discurso y mucha actitud, donde además se presentaria la banda en auge de la escena local actual, Fother Muckers, Vayamos al grano.
Con un Show que empezo a eso de las 20:00 hrs, Fother Muckers Dejo en claro porque son una de las bandas del momento, donde estan todos complementados, todos trabajan unidos por un mismo fin, y la cara más visible es Cristobal Briceño, haciendo reir a gran parte del público y obviamente mostrando su gran voz.
El show de Fother Muckers fue corto pero preciso, dando una repasada a sus 3 últimos discos e incluso a un hit de los años 90’, invitando a Javiera Mena a interpretar juntos “Electricidad” de Lucero. Aunque Fother Muckers tuvieron problemas de sonido, aún asi lograron encender a la gente.
Salen los Fother Muckers del escenario, y entran los roadies a arreglar el escenario para recibir a Jorge Gonzalez, Sale Jorge Gonzalez acompañado por Pedropiedra en Bateria, Jorge Del Campo en el Bajo, y a quien trato incluso como un hermano, Gonzalo Yañez en Guitarra y en un dos por tres todos se vuelven locos.
Siguiendo el orden del disco, Jorge Gonzalez abre con “La voz de los 80”, Luego le sigue la que podria ser el himno de la bohemia ochentera, “Brigada de Negro”, luego vino “Latinoamerica es un pueblo al sur de E.E.U.U”, Y que según Gonzalez, Chile aún es un pueblito al sur de E.E.U.U. Vino el turno de una canción que estuvo ausente para el Festival “El Abrazo”, “Eve – Evelyn”. Después vino la canción más exitosa de ese disco “Sexo”, con un Teatro Caupolican coreando de principio a fin la canción con una de las mejores subidas de tono de este pais, literalmente.
Todos estaban expectantes de saber si Jorge Gonzalez interpretaria “Quien Mato a marilyn?”, y sin hacer grandes especulaciones, da la presentación a la canción que pertenece a Miguel Tapia, después vino el turno de la honesta “Paramar” seguida de una de las canciones más polemicas dentro del show de Jorge Gonzalez, me refiero a “No necesitamos banderas”, muchos recordaran lo que Gonzalez dijo en la parte entremedio de la canción para el “Festival El Abrazo”, bueno esta vez lo repitio, pero incluyendo antes que podria recibir amenazas de alguna fuerza oscura por sus dichos, siendo –Según el- incluso aconsejado por su circulo más cercano a no repetir aquel estribillo. Después vino el turno de “Mentalidad Televisiva”, otra canción ausente para “El Abrazo”, y que personalmente queria escuchar. Y para finalizar esa primera parte, la canción que cierra el disco, “Nunca quedas mal con nadie”.
Después de una breve pausa, Jorge Gonzalez vuelve al escenario, esta vez solamente acompañado de una guitarra electrica, Donde interpreta “Tren al sur”, el cover de Albert Hammond “Necesito poder respirar”, “El baile de los que sobran” y “Corazones Rojos”. Todas estas interpretadas de manera muy sentida.
Luego regresa la banda para interpretar, “We are sudamerican rockers” y “Porque no se van?”, canciones con la cual finaliza el show.
En definitiva Jorge Gonzalez tenia para hacer un show más extenso, pero eso no quiere decir que el show del Martes pasado haya sido un show poco consistente.

Lo más bonito del publico fue la brecha generacional. Se podian notar a los ex-compañeros de curso saltando y coreando las canciones, a los adolescentes que crecieron escuchando esa música gracias a sus padres, y asi… pero eso es lo bonito de la

música, o no?

Jorge Gonzalez.11 de enero 2011

La efervescencia que Jorge González provocó en el Festival Binacional “El abrazo” daba paso para que el Sanmiguelino diera un show donde pudiera presentar de manera más completa la que por muchos es su obra maestra (puristas divididos: “Jorge Gonzalez La mente maestra” v/s “Sin Tapia ni Narea no hubiesen sido Los Prisioneros”, pero para qué entrar en dilemas), “La Voz de los 80”, y además revivir otros hitazos, y asi ocurrió, el artista nacional confirmó conciertos por algunas ciudades del sur, y una fecha en Santiago.

A mucha gente le pareció un poco excesivo el precio de las entradas, por lo cual decidió no ir, lo cual me hizo pensar que el Caupolicán no iba a estar repleto. Cierto, no se llenó, pero sí estaba la cantidad de gente necesaria para un concierto que ofrecía más que música, si no también un discurso y mucha actitud, donde además se presentaria la banda en auge de la escena local actual, Fother Muckers, vayamos al grano.

Con un Show que empezo a eso de las 20:00 hrs, Fother Muckers dejaron en claro porque son una de las agrupaciones del momento, donde están todos complementados, todos trabajan unidos por un mismo fin, y la cara más visible es Cristóbal Briceño, haciendo reír a gran parte del público y obviamente mostrando su gran voz. Su intervención fue corta pero precisa, dando una repasada a sus 3 últimos discos e incluso a un hit de los años 90’, invitando a Javiera Mena a interpretar juntos “Electricidad” de Lucero. Aunque experimentaron problemas de sonido, aún asi lograron encender a la gente.

Salen los Fother Muckers del escenario, y entran los roadies a arreglar el escenario para recibir a Jorge González, quien aparece acompañado por Pedropiedra en Bateria, Jorge Del Campo en el Bajo, y a quien trato incluso como un hermano, Gonzalo Yañez en Guitarra y en un dos por tres todos se vuelven locos.

Siguiendo el orden del disco, Jorge Gonzalez abre con “La voz de los 80”. Luego, sigue la que podria ser el himno de la bohemia ochentera, “Brigada de Negro”. En “Latinoamerica es un pueblo al sur de E.E.U.U”, Gonzalez aseveró que  Chile aún sigue dependiendo de las faldas gringas. Después, fue el turno de una canción que estuvo ausente para el Festival “El Abrazo”, “Eve – Evelyn”. Después vino la canción más exitosa de ese disco, “Sexo”, con un Teatro Caupolicán coreando de principio a fin, de la mano de una de las mejores subidas de tono de este país, literalmente.

Todos estaban expectantes de saber si Jorge Gonzalez interpretaría “Quién Mato a Marilyn?”, y sin hacer grandes especulaciones, da la presentación a la canción que pertenece a Miguel Tapia, después vino el turno de la honesta “Paramar” seguida de una de las más polemicas dentro del concierto, me refiero a “No necesitamos banderas”, pues muchos recordaran lo que el vocalista dijo en la parte entremedio de la canción para el “Festival El Abrazo”, esta vez lo repitió, pero incluyendo antes que podría recibir amenazas de alguna fuerza oscura por sus dichos, siendo –Según el- incluso aconsejado por su circulo más cercano a no repetir aquel estribillo.

Arribó el turno de “Mentalidad Televisiva”, otra canción ausente para “El Abrazo”, y que personalmente deseaba escuchar. Y para finalizar esa primera parte, la que cierra el disco, “Nunca quedas mal con nadie”.

Después de una breve pausa, el sanmiguelino regresa al escenario, esta vez solamente acompañado de una guitarra eléctrica, con la que interpreta “Tren al sur”, el cover de Albert Hammond “Necesito poder respirar”, “El baile de los que sobran” y “Corazones Rojos”. Todas estas abarcadas de manera muy sentida. Luego regresa la banda para interpretar “We are sudamerican rockers” y “Porque no se van?”, canciones con la cual finaliza el show.

En definitiva Jorge González tenia para hacer un show más extenso, pero eso no quiere decir que haya sido un concierto poco consistente. Lo más bonito del publico fue la brecha generacional. Se podían notar a los ex-compañeros de curso saltando y coreando las canciones, a los adolescentes que crecieron escuchando esa música gracias a sus padres, y así… pero eso es lo bonito de la música, o no?

Por Matías López.

Foto, cortesía de Rocknvivo.

Compartir en WhatsApp