Estás viendo: Jirafa Ardiendo y su último concierto (02.08.09)

192

Jirafa Ardiendo y su último concierto (02.08.09)

Por Jean (Perrojo) Parraguez | 03-08-09
jirafa ardiendo ultimo concierto

Las despedidas ofrecen muchas aristas, diversas opiniones y lecturas. Más aún cuando son abruptas y casi sin avisar. Lo que hicieron los Jirafa Ardiendo ayer en la sala SCD fue abrir un abanico de sensaciones (justo cuando se cierra un ciclo), que la gente permitió al extremo, como requiere todo adiós.

Jirafa Ardiendo no se guardó nada. Si fuera una performance común y corriente, sería justo ceñirse a la acertada elección de canciones (desde la temprana Motosierra, hasta los últimos frutos de Pulmonía), a la atinada interpretación de ellas, a los invitados y a la calidad incuestionable de los músicos en el ejercicio de sus instrumentos. Sin embargo, dejar las cosas hasta ahí sería cercano al bochorno y al disparate, incluso si hubieran tocado mal. Ayer, todo lo anterior no era lo principal.

Más allá de los invitados, del lugar en que se realizó, centrarse en la complicidad existente entre el quinteto y el público resulta esencial para comprender la inmensa emotividad que reinó en el ambiente. Atiborrado “hasta las banderas”, el recinto de La Florida albergó, durante casi dos horas y media, las últimas interpretaciones de canciones que, irónicamente, difícilmente dejarán de sonar en los oídos de los que asistieron.

La última función de Jirafa Ardiendo mostró una energía arrolladora y delicada en dosis perfectas, sostenida mayormente en la figura de su vocalista Alejandro Pino, un frontman que juega en partes iguales el papel de artista y público. Como un vendaval sobre el escenario, y como uno más entre nosotros (el público), el cantante dió cuenta una y otra vez de su calidad vocal, su compromiso y el explícito agradecimiento hacia la gente por los años recorridos y por la enorme (y también esperada) respuesta que se materializó en el tablero vuelto que fue el concierto.

Tras 14 años, 3 excelentes discos editados, muchos conciertos, y un respeto ganado a puro ñeque y buenas canciones, haber ido a devolver las gentilezas el día de ayer a Jirafa Ardiendo era lo mínimo que se podía hacer. Un último tributo público a una banda que no pretendió el estrellato, pero que hicieron canciones que llegaron al cielo de unos pocos, pero en todo momento llenos de gratuitud, oyentes. Y para eso, no es necesario esbozar tantas palabras.

foto principal de monrix

01- Brillante.

02- Pulmonía.

03- Lectura veloz.

04- Motosierra (con Javier Barría).

05- Servino.

06- Corre.

07- Am (con Felipe Cadenasso, de Matorral).

08- Sopa.

09- Imbateriable.

10- Nuco rey (con Ricardo Callealta, de Phono).

11- Espín (con Leo Saavedra, de Primavera De Praga).

12- M.

13- Cambia con el viento (con Javiera Cereceda).

14- Babossa.

15- Sed.

16- Confío (con Manuel Burgos, de Golem).

17- 15.1.27.22.23.12.2012

18- Girasol.

19- Canción del emprendedor.

20- Mentelenta.

21- Los deberes de una madre.

22- Sólo para desentendidos (con Ángelo Pierattini).

23- Vidrio.

24- Bala.

25- Frágil (con Peter Estay).

26- Oruga.

27- Hiperacusia.

28- La tierra es plana.

29- Fácil.

30- Mastodonte.

Pasea por nuestra propia galería de fotos.

Compartir en WhatsApp