Estás viendo: Jamiroquai – Movistar Arena (29.04.2011)

192

Jamiroquai – Movistar Arena (29.04.2011)

Por Jean (Perrojo) Parraguez | 30-04-11
Jamiroquai

Fotografía de TuMedio.

La ausencia prolongada puede traer como segura consecuencia la falta de interés y el olvido en lo que estás haciendo. La acción es lógica, si no has pasado acá durante mucho tiempo, y si a eso le agregamos que si has dicho presente casi al lado nuestro, en más de una ocasión, es muy posible que te den vuelta la espalda. La memoria es frágil, sobre todo en un país como Chile.

Por supuesto, esta situación hace que las excepciones sean sumamente valoradas, y ayer fuimos testigos de ello. Jamiroquai no venía a nuestro país desde hace casi catorce años, cuando tenían tres discos de estudio y una importante rotación radial. Mataban. Por eso el Caupolicán se repletó. Hoy, cuando estamos en 2011, la agrupación británica ha agregado cuatro placas más a su agenda, y una completa indiferencia al mapa cuando se contemplaba pisar Chile. Eso dejó de importar en cuanto se confirmó el show en el Movistar Arena. Tenían que volver. Y mataron nuevamente.

La primera respuesta siempre arriba desde el público, que estaban desde la mañana haciendo fila, aumentando considerablemente su número cuando, a eso de las 18.30 horas, se abrieron las puertas del recinto. La afluencia no mermó y para el momento del primer acto de apertura, las dos plateas estaban casi colmadas. La cancha lo haría tiempo después.

Muchas veces se critica la falta de tino al momento de elegir teloneros nacionales en estos shows, pero hay que aplaudir el movimiento de la organización que dió en el clavo con la decisión de incluir a Papanegro y Matahari. Los primeros dieron el punto de partida, y fue un golpe de energía a un público que expelía ansiedad por Jamiroquai, pero que no ignoró a la banda, cantando las canciones, siempre receptivo y participativo. Lo mismo con Matahari –que volvían al ruedo tras una pausa en sus actividades-, que tienen a Ema Pinto una vocalista dotadísima, y que además posee la personalidad necesaria para arrasar con la gente, igual que Guayi de Papanegro. Por eso es tan importante contar con números que estén acorde al acto principal. Todos lo pasan bien, y la espera se transforma en una experiencia más agradable.

Tal como se había anunciado, y haciendo gala de su calidad de británicos, Jamiroquai saltó al escenario a las 22.30 clavadas. Un contingente de músicos numeroso, todos geniales en su cometido, pero obviamente el centro de todas las miradas (como siempre ha sido) fue Jay Kay, quien sin decir mucho, no hablando nada en español (sólo las “gracias”), exhuda magnetismo y un carisma abiertamente empático. Se nota que el tipo sólo quería pasarlo bien y que todos hagan lo mismo. La fiesta era de todos, ergo, todos debían disfrutar.

Kay es un músico serio además, muy meticuloso en lo referente a su show. Con gestos imperceptible a ratos, estuvo constantemente pendiente del funcionamiento de cada equipo, que todo sonara bien, desde el volumen de su micrófono (del que se quejó toda la velada) hasta el teclado. Está claro que Jamiroquai es él y nadie más, y en ese aspecto cumple a cabalidad su papel de frontman. En todo caso, el público nunca dió cuenta de algún desperfecto técnico, ya que la banda sonó como cañón.

El orden de las canciones fue exactamente el mismo que viene haciendo en su tour europeo. Es decir, se concentra mucho en  su última placa, “Rock Dust Light Star” (2010), y se obvia totalmente la primera obra, “Emergency On Planet Earth”. Una decisión que suscita discrepancias, pero que exhibe la confianza de la agrupación en sus nuevas gemas, que fueron acompañadas en todo momento por el público, que abarrotaba el Arena, y que estaba totalmente entregado.

Por supuesto, hubo cabida para viejos clásicos, como ‘Space Cowboy’, ‘Alright’, ‘Cosmic Girl’ o la impresionante ‘Love Foolosophy’, que tuvo una emocionante intro que el público cantó con Kay codo a codo. El equilibrio en las canciones fue tan efectivo que el concierto tuvo un sólo ánimo: de constante éxtasis. Una pista de baile para quince mil personas.

Jamiroquai finalmente hizo escala en Chile. Una espera para un concierto muchas veces aplazado, pero con el que sus seguidores nunca dejaron de soñar. La respuesta  fue un Movistar Arena repleto, siempre activo, siempre bullicioso. Lo de anoche fue la escena perfecta de un final feliz. Un reencuentro pospuesto por años, pero cuando llegó el momento de verse las caras nuevamente, entre Jamiroquai y los asistentes sólo hubieron sonrisas.

01. Rock dust light star
02. Main vein
03. Cosmic girl
04. Smoke & mirror
05. You give me something
06. Lifeline
07. Little L
08. Canned heat
09. Deeper underground
10. Space Cowboy
11. Love foolosophy
12. Travelling without moving
13. Alright
14. Feels just like it should
15. White knuckle ride

Compartir en WhatsApp