Estás viendo: Interpol – Teatro Caupolicán (08.11.2011)

192

Interpol – Teatro Caupolicán (08.11.2011)

Por unonuevedos | 10-11-11

Algo más de dos mil personas fueron las que llegaron al recinto de San Diego para presenciar la segunda presentación en nuestro país de Interpol. El conjunto oriundo de la ciudad de Nueva York venía promocionando su último largaduración, lanzado el año pasado y que recorrieron junto con sus otros grandes éxitos en una oscura pero cálida noche.

Intimate Stranger fueron los teloneros designados, y su trajín en el extranjero se notó. Con un sonido envolvente y sólido, el cuarteto se llevó la atención y aplausos de un público que claramente no iba por ellos, pero al que igual lograron convencer. Sus recurrentes itinerarios internacionales han hecho de Intimate Stranger un grupo que puede pararse con propiedad sobre cualquier proscenio.

Luego de un tiempo de espera, Interpol ingresó al escenario para mostrarnos un set de 19 canciones, donde hubo predominio total de sus primeras dos placas, la brillante «Turn On The Bright Lights» (2002) y «Antics» (2004). Las pulsaciones quedaron a tope cuando emergieron del esceneario cortes como ‘Slow Hands’, ‘Evil’, ‘Narc’ y ‘Say Hello To The Angels’, demostrando que el pasado de la agrupación ha sido un peso que sus últimos trabajos no han podido equiparar.

Un escenario donde primaba la sobriedad, con un telón negro que hacía juego con la música y las luces que acentuaban las oscuridad que Interpol ha prodigado a lo largo de su carrera cumplieron perfectamente con su cometido. Es sabido la adusta actitud que tiene el grupo con el público, sin embargo, su vocalista Paul Banks se encargó de retribuir cada grito y muestra de adherencia con un perfecto español.

‘Specialist’, ‘NYC’ y ‘Obstacle 1’ marcaron el final de un show que no tuvo los ribetes masivos del 2008, pero que no opaca en ningún momento el enorme poder y sapiencia que muestra Interpol cuando tiene que mostrar sus canciones en directo. Una discografía que hoy por hoy no atraviesa por su mejor momento, asumirlo -con una lista de canciones cargada al pasado- representa un aire de honestidad de parte de la banda que termina agradeciéndose.

Compartir en WhatsApp