Estás viendo: Fauna Primavera DIA @Espacio Centenario (12.11.2016)

192

Fauna Primavera DIA @Espacio Centenario (12.11.2016)

Por Marcelo Roldán | 16-11-16 | Fernanda Requena
_mg_7333

Fauna Primavera este año se alejó de lo contemporáneo y decidió dar un vuelco con un cartel cargado de guitarras, sonido de los 90’s con algunas de nuestras bandas favoritas y que nos han marcado en nuestras vidas y el de algunos de los mismos que se presentaban en esta ocasión. Es el sexto año del festival y en un año cargado de conciertos, Fauna Primavera decidió devolvernos los 90’s a nuestras vidas, con un cartel muy particular, muchísimo mas reducido pero con nombres potentes.

_mg_6708

Kurt Vile and The Violators, era el primero de nuestra lista, quienes venían a presentar el destacado “b’lieve i’m goin down…”  su ultimo trabajo con data del 2015. Con mucha influencia en su nido por cosas como Pavement, Smog, Neil Young, Ween entre otros, Kurt Vile ha desarrollado en su carrera un sonido con tintes que van desde el lo-fi al country. Un hombre sencillo que presentó un show simple, sin mucha energía ni comunicación con el publico que a las 3 de la tarde estaba presente en el escenario Adidas Originals.

_mg_6737-copia

El poder femenino de Courtney Barnett se apoderó de nuestros oídos y corazones con solo pisar el escenario de Heineken, que minutos antes hacía homenaje al gran Leonar Cohen con “So long, Marianne”. Una de las artistas más destacadas de la nueva camada de mujeres del rock, que incluyen a ejemplos como Angel Olsen o Margaret Glapsy; Courtney Barnett sabe cómo cautivar, y así lo ha hecho al rededor del mundo con su trabajo “Sometimes I Sit and Think, and Sometimes I Just Sit”. Imaginen estar en mediados de los noventas en un pleno apogeo del Noise y el Grunge. Aquí es donde la australiana te transporta con una excepcional técnica y calidad vocal. “Pedestrian At Best” y “Depreston”, entre otras fueron algunas de las más coreadas.

_mg_6820

Tengo sentimientos mezclados con la presentación de The Brian Jonestown Massacre, de repente estoy exigiendo más, de lo que podría pedir. Seriedad de actitud, y poca en la ejecución. Con algunos errores en su presentación, Anton Newcombe, le dice al publico que eso pasaba porque nunca ensayaban, y luego de eso, ningún músculo de su cara se movió. Sin comunicación alguna, la banda nos dejó en un lapsus de bajas revoluciones, entre dos bandas que dejaron en sus presentaciones mucha energía, Courtney Barnett y quien le seguía a TBJM, Edward Sharpe & The Magnetic Zeros, donde un animadísimo Alex Ebert, jugó con el publico cada vez que pudo. Les pasó el micrófono, les dijo que canciones querían oír, se tomó el copete de algunos (le gusta la piscola) y también se metió al publico mientras la banda hacía una impecable muestra de virtuosismo a dos baterías y múltiples instrumentos, coros en conjunto y mucha alegría por parte todos. Un punto fuerte de la tarde, sin dudas.

_mg_6982-copia 1

Se acercaba la puesta de sol y Primal Scream ya tenía su hora de subida al escenario, donde partieron con “Movin’ On Up”, la misma que abre el disco que ha muchos ha marcado Screamadelica. No podrían haber comenzado mejor, con un set impecable y mucha acción por parte de Bobby Gillespie que no paraba de bailar y también de Andrew Innes que simplemente lo estaba pasando la raja sobre el escenario. A eso que se acercaba la noche, la euforia crecía y el publico iba tomando ritmo de lo que estaban viendo, Primal Scream venía de fiesta y dejó en claro eso, donde incluso llamaron al escenario a Kurt Vile para interpretar, Damaged, simplemente hermoso. No podríamos pedir más.

_mg_7397-copia

La noche estaba comenzando y quedaba la ultima presentación que cerraba la versión día, Air. Ver a este dúo francés es una experiencia que no tiene parecido. Un desplante sencillo, nos dio una pasada por sus canciones más populares como “Cherry Blossom Girl”, “Playground Love”, “Sexy Boy” o el espectacular cierre de “La femme d’argent” que terminaba una acotada invitación a viajar al espacio y comenzar a flotar por algunos minutos.

_mg_6946

El festival de Fauna Producciones, este año vivió muchos cambios, desde su nombre, modalidad y lugar, lo que para ellos significó un nuevo desafío, para los espectadores fue un cambio de experiencia con buenos y malos puntos a considerar. Me encantaría concentrarme sólo en la calidad de los shows y me es difícil dejar de comparar esta versión con las versiones anteriores.

El equipo detrás del festival al momento de anunciar esta versión, ya nos había explicado los motivos por los cuales, Espacio Broadway ya no podría ir más, así que había que buscar un nuevo lugar. Vitacura fue el lugar elegido, en un terreno cercano a Cantagallo, punto bueno por la cercanía y fácil acceso, pero al entrar nos encontramos con un lugar con mucho polvo, tierra, piedras y pasto seco, lo que estética y experiencialmente afectó, tenemos que decirlo. Cuando existen cambios de este tipo, no sólo se ve afectada la experiencia, el sonido tuvo altos y bajos en el desarrollo del día, muchas veces si no estabas realmente cerca escuchabas algo muy raro y mezclado con el otro escenario, algo que mató muchas veces la armonía de los shows, mientras por ejemplo, vivencias un viaje sonoro al espacio con Air, pero a la vez presencias de fondo a Underground Resistance. Son cosas que aveces ocurren en los festivales, pero de todas formas siempre se debería cuidar. Cerrando la nota, Fauna Primavera cambió y no sé si este será el camino elegido para el futuro, esperamos siempre que año a año, el festival crezca en todo aspecto y que nos siga entregando esa cercanía con los artistas, el buen ambiente y como siempre, esas grandes bandas que nos encanta ir a ver.

Fotografías por Fernanda Requena

Compartir en WhatsApp