Estás viendo: The Last Shadow Puppets – Everything You’ve Come to Except: Haciendo Feliz a Humphrey Bogart

192

The Last Shadow Puppets – Everything You’ve Come to Except: Haciendo Feliz a Humphrey Bogart

Por Colaborador Extra | 23-04-16
Artista : The Last Shadow Puppets
Disco : Everything You've Come to Except
Año : 2016
Sello : Domino Records

Ocho años pasaron para que Alex Turner y Miles Kane se volvieran a reunir bajo el manto de The Last Shadow Puppets; ocho años en que cada uno de los dos realizó proyectos solistas y en conjunto a bandas, pequeñas colaboraciones en conciertos, sin embargo, a la banda del dúo británico le tomó más de lo esperado para conseguir un sonido maduro.

Los dos ingleses han emigrado de su país natal, actualmente ambos residen en Los Ángeles, California. Han viajado por todo el mundo, y principalmente, se han encargado de instaurar una estética atemporal; la del hombre 1950 lleno de testosterona de forma sutil, abrigado por pantalones ceñidos a las piernas, cadenas de oro y camisas color pastel, el ideal de Jean Luc-Godard.  A Kane se le ha visto utilizando abrigos beige largos, suéteres cuello de tortuga y mocasines negros, inspirando a fantasmas del pasado, una apariencia vintage; mientras que Turner vivió cambios progresivos en su estilo, en la actualidad sorprende con un look influido por el de su compañero, he ahí la importancia de Everything You’ve Come to Expect.

El disco abre con Aviation, una canción con ritmo de persecución, a lo más película de cine noir francés, acompañados por la tónica del disco, una orquesta de 29 piezas crea un atractivo inmediato. La estética que han adoptado ambos músicos se transmite a la perfección a sus composiciones, frases cortas, frías y concisas que invitan a una mujer ficticia a ser cortejada por Kane y Turner.

Todas las referencias cinematográficas que se pueden extraer de Everything You’ve Come to Expect no son en vano, hay una característica de movimiento que se complementa a la perfección con el sonido de cortes como Miracle Aligner, Dracula Teeth y The Element of Surprise. Ambos artistas intenta revivir un movimiento estético que se apagó con el tiempo en Europa durante el siglo pasado, utilizando un juego de voz principal con coros y arreglos de cuerda que interrumpen en pequeños quiebres, creando una sensación de tensión y cuadros que pasan frente al oyente.

El estilo delicado y tentador se ve reflejado en el tema que da nombre al disco, hay un aire a James Bond, Vivre sa vie y China Town; al hombre de sombrero y terno, fumando un cigarro mientras los aviones explotan y salva a una mujer de vestido blanco, labios rojos, cargada de máscara negra para ojos. A ratos, todo cambia. El caso de Bad Habits tiene un simil a película de clase B, como si se tratara de un Grindhouse, guitarras distorsionadas, un estribillo repetitivo y un acompañamiento de cuerdas en escalas mayores, para luego volver a un estilo de persecución, de cortejo con Sweet Dreams, TN.

En el caso de Used To Be My Girl la búsqueda se intensifica utilizando recursos muy Queens of the Stone Age, una guitarra principal haciendo un pequeño interludio en conjunto a una base rítmica monótona que sirve como un acompañamiento perfecto para Turner mientras canta Finally I slipped out of reality/ It must all be imaginary/ She used to be my girl. A ratos el disco es monótono, doce cortes es una extensión muy larga para una fórmula que se repite constantemente, tales son los casos de She Does The Woods y The Bourne Identity.

Para terminar, Turner y Kane se lucen con una apropiación singular, utilizar la herencia de Brian Wilson en Pet Sound; arreglos de cuerdas que acompañan a una voz principal en descensos, mientras un coro vuelve a ascender para dar paso a un cello. El caso de The Dream Synopsis es lo más Arctic Monkeys que se puede encontrar, muy similar en estilo y sonido a Love is a Laserquest, sin embargo, logra conseguir un tono propio particular.

Compartir en WhatsApp