Estás viendo: The Get Up Kids – There Are Rules (2011)

192

The Get Up Kids – There Are Rules (2011)

Por Hernán Carrasco C. | 27-01-11
Artista : The Get Up Kids
Disco : There Are Rules
Año : 2011
Sello :

Partiré diciendo que soy un oyente imparcial en cuanto a The Get Up Kids, de hecho, ha llamado más mi atención la banda paralela de Matt Pryor, The New Amsterdams, que el proyecto original de Pryor. Sin embargo, estoy al tanto de la discografía de los Kids, por lo cual no me resulta complicado analizar este “There Are Rules”, quinto álbum de estudio de la banda originaria de Kansas.

El tiempo pasa y las emociones cambian, maduran, se transforman, por ende la forma de ver las cosas toman otro ángulo. ¿A qué voy con esto? A que la gente madura, los grupos maduran y sí, tu banda favorita también madura. Han pasado 7 años desde el “Guilt Show” y durante ése periodo de tiempo, ciertamente cada uno de los integrantes de los Kids ha madurado, tanto espiritual como musicalmente.

Hay dos opciones con este disco, crucificarlo o bien aceptarlo como un paso lógico en la carrera de un grupo que obviamente ya no tiene la ansiedad ni la urgencia de escribir sobre cuán problemática es su vida o cuán afectados quedaron después de que una chica les destrozó el corazón. Esas temáticas están presentes también en este disco, pero están matizadas por un manto de seguridad y maduración de hombres que ya pasaron de los 30 años; la angustia juvenil es un barco que ya zarpó y lo hizo hace tiempo.

Abre el disco la distorsionada voz femenina en “Tithe” que canta sobre sintetizadores hasta que aparece la batería y rompe el embrujo. Emerge enérgica y con la distintiva voz de Pryor proyectándose angustiadamente por todo el track, sin duda uno de los temas más agresivos compuestos por los Kids. “The Regent’s Court” fue la primera bocanada del nuevo material que probamos hace un tiempo atrás; sigue en cuanto a estructura, el mismo patrón que una canción de los Kids, con Pryor cantando sobre la música, es una canción directa y que se desarrolla rápidamente.

En “Shutter Your Lungs” el cambio en la composición es notorio, los beats electrónicos de James Dewees acompañan esta vez la de Pryor, y el resultado es bastante atrayente. Los teclados de Dewees son la base del primer single de este disco, “Automatic” en donde apreciamos que la voz principal es del guitarrista Jim Suptic, nuevamente la incursión va por el lado de los beats electrónicos, tiene algo post-punk y cuenta con muy buenos coros.

“Pararelevant” comparte esas líneas de sintetizadores de los temas anteriores, pero los conjuga con el sonido clásico de las guitarras de los Kids y con el trabajo vocal que de nuevo va por sobre las melodías, es sin duda, uno de los temas más rockeros de la placa. La experimentación atmosférica post-Ok Computer llega de la mano de “Rally ‘Round The Fool” y nos muestra la faceta más innovadora del grupo. “Better Lie” tiene en el bajo de Rob Pope su principal arma, matizado por esta nueva cara de ritmos sintetizados y teclados que tiene este LP, despliega unos interesantes coros antes de soltarse en una coda de guitarras y sonidos electrónicos.

La angustia se hace presente en “Widow Paris”, pero esta vez en forma de una potente muralla sónica y la voz desgarradora de Pryor. El sonido pop-punk de los comienzos del grupo aparece en gloria y majestad con “Birmingham”, rockera de comienzo a fin, debe ser un excelente track para ser tocado en vivo. Cierra el disco “Rememorable” que comparte la composición clásica de una canción del grupo, el bajo suena como cañón y las guitarras son punzantes a más no poder, es desafiante y lo expresa abiertamente con la última frase “Lo has entendido todo mal, por qué no te vas mejor?” como adelantándose a las críticas por este nuevo sonido.

There Are Rules representa el crecimiento musical y la maduración personal de cada uno de los integrantes de esta talentosa banda. Ellos ya han escrito sobre esas crudas y tormentosas emociones de la juventud, ahora se expresan desde un lado más maduro. Tanto así, que Pryor ya no suena tan desesperado en sus letras e interpretaciones, es tal vez esta maduración, la que les ha permitido crear unos de sus trabajos más completos a la fecha. Tal vez no sea el mejor disco del grupo, pero ciertamente es una evolución hacia el futuro. Amarlo u odiarlo es tu decisión.

Compartir en WhatsApp