Estás viendo: Lana del Rey – Ultraviolence (2014)

192

Lana del Rey – Ultraviolence (2014)

Por Juan José Vásquez | 11-06-14
Artista : Lana del Rey
Disco : Ultraviolence
Año : 2014
Sello : Interscope, Polydor

La cantante Elizabeth Woolridge Grant se ganó a gran parte del mundo y a su vez, críticas debido a su segundo larga duración titulado Born to Die (2012). No obstante, ha sabido sobrellevar la fama y los problemas personales por los que ha atravesado durante el tiempo, con la extensión titulada Paradise y sus presentaciones en vivo.

La cantante norteamericana de 27 años tiene influencias musicales clara y una vida que la ha llevado a plasmar canciones con una mezcla de pop comercial y su obsesión con Nancy Sinantra y Elvis Presley. Lo último es tangible en los tres singles de la placa, Shades of Cool, Brooklyn Baby y principalmente en West Coast; un tema que cuenta con breakdowns perfectos y una línea rítmica oscura y densa a ratos unida a su característica voz.

Ultraviolence se ha asociado con la novela A Clockwork Orange, sin embargo el disco demuestra una estética más compleja y oscura. Hay una densidad mucho más allá de las letras escritas por Grant, tal es el caso del tema que abre el disco titulado Cruel World. Parsimoniosa, calma y potente, posee tintes épicos que se despegan de la clásica canción himno pop para abarcar una duración de casi siete minutos; como si fuese un gran coro de su voz superpuesta a una base armónica de batería constante.

El disco fue producido por Dan Auberbach (The Black Keys) y es una notoria infuencia en la estética de la placa. Los tintes de jazz se sienten incluso en los cortes más pop, como lo es Sad Girl, Pretty When You Cry y Money, Power, Glory. Si bien utiliza la fórmula de Born to Die, es decir: bases rítmicas de batería, secciones de cuerda acompañando a su voz, dándole a sí mayor protagonismo el influjo del productor es destacable, se colan riffs de guitarras pesados y fisuras potentes en los temas.

Finalmente, el disco se cierra con  Old Money, un gran guiño a su pasión y adoración por Nancy Sinatra y The Other Woman; una canción que perfectamente podría haber estado en su disco anterior. La importancia de Ultraviolence para Grant, es el cambio de estética y el avance en sus capacidades como compositora; la fórmula de una canción pop de estribillo pegadizo se ve dejada a un costado dándole importancia a la instrumentación y posterior puesta en escena.  Se desliga en gran parte de sus experiencias personales para hacer un disco más universal, no hay problemáticas femeninas de por sí, plantea un desarrollo como artista a un nivel mucho más complejo que perfectamente podría hacer de Ultraviolence su mejor disco.

Compartir en WhatsApp