Estás viendo: Kanye West – Yeezus (2013)

192

Kanye West – Yeezus (2013)

Por Juan José Vásquez | 25-06-13
Artista : Kanye West
Disco : Yeezus
Año : 2013
Sello : Def Jam

Luego del hermetismo y el revuelo mediático creado por el nativo de Illinois; fue lanzado al mercado el nuevo álbum de Kanye West. Posterior a su placa en conjunto a Jay- Z, el norteamericano presenta lo que podría ser su ‘’Kid A’’ o ‘’White Album’’.

West se caracterizó desde su primer larga duración por ser un adicto a la moda y al jetset; sin embargo, Yeezus llegó para desligarse en gran medida de lo anteriormente hecho por él. La nueva placa está carga por ritmos experimentales, breakdowns potentes y una mezcla de estilos convergentes entre sus grandes influencias en la música; no obstante, mantiene algo que lo ha formado como artista: su gran ego y megalomanía.

Ejemplificar las particularidades de su nuevo disco quedan patentes y explícitas en I Am A God, beats contantes y un sonido crudo mientras la voz de Kanye West vuelve a sus raíces con un rap profundo y directo; su calidad como cantautor y ego difuminaron aquella línea creada por sus grandes sencillos como Gold Digger o Heartless. El R&B clásico mezclado con bases pop se ve a un lado, dándole paso a la experimentación con nuevos sonidos, Black Skinhead es el perfecto ejemplo de ello; tambores que evocan sonidos afroamericanos; una reapropiación de una historia en común.

No obstante, no solamente encontramos a Kanye interactuando con el rap nuevamente fuera del ámbito pop, Send It Up es un gran llamado a las calles; realista y minimalista, bases en loop resaltando el gran trabajo lírico. Si bien, el promedio de los cortes no posee una larga extensión, queda en claro que con menos de 3 minutos en On Sight es posible dar grandes saltos al futuro; evoca sonidos industriales cercanos a las mejores épocas de Nine Inch Nails con un hostil breakdown. Incluso con tan arriesgado disco, Blood On The Leaves deja un pequeño espacio para la reminiscencia de su tan aclamado disco de 2008, 808’s & Heartbreak; no todo es una fórmula nueva; sin embargo, es posible reformarlo.

Quizás uno de los puntos más álgidos e intensos se presenta con el pequeño crescendo en Hold My Liquor. Aquella combinación entre sintetizadores y bases rítmicas aumentando paulatinamente hasta un culminante breakdown crea la mejor síntesis de lo que es Yeezus. El ‘’White Album’’ de Kanye West cierra con Bound 2; destacándose por hacer ameno el culmine del disco, integrando voces femeninas con una base pueril; para finalmente unirse casi un gran góspel.

Yeezus podría haber sido algo completamente distinto, considerando la actual situación del músico, sin embargo; la crudeza, hostilidad y rabia condensada en el escueto disco es algo totalmente impensado. Kanye West nuevamente dio un gran golpe; y volvió para hacer suyo el mundo.

Compartir en WhatsApp