Estás viendo: Deafheaven – New Bermuda (2015)

192

Deafheaven – New Bermuda (2015)

Por Juan José Vásquez | 16-10-15
Artista : Deafheaven
Disco : New Bermuda
Año : 2015
Sello : ANTI-

En 2013 los oriundos de California presentaron su primer LP titulado Sunbather, ganándose el reconocimiento de medios especializados de larga trayectoria como Pitchfork y condicionándolos de sobremanera. El black metal relativamente poco extendido en el país de los pies de manzana se convirtió en la insignia de una de las magazines más conocidas en el mundo de la música, otorgándole a Deafheaven una estética que se desligaba de tal género; sin embargo, esto no detuvo al quintento, no le otorgó una identidad distinta a su sonido ni a la impronta que durante este año vuelve con más fuerza.

El primer corte de la placa se titula Brought to the Water, aproximadamente nueve minutos brutalidad en estado puro, una introducción cargada de guitarras roídas y batería de tempo acelerado con un sonido predominante de bombo que desemboca en pasajes armónicos sin rozar el shoegaze que se le había atribuido a la banda en su anterior disco.

El sonido de Deafheaven en su segundo larga duración se acerca más a la vertiente escandinava de Mayhem en su aclamado De Mysteriis Dom Sathanas (1994) que a la introspección de Dispirit. El quintento se desliga de las atmósferas doom para crear un material agresivo y la canción Luna es el ejemplo de ello, sin olvidarse de los guiños y detalles que les otorgaron un nombre: breakdowns instrumentales delicados, de tempos pausados más cargados al post-rock para finalizar en una combinación suavidad y sonidos hostiles.

La estructura de los temas es bastante convencional, introducciones atmosféricas, quiebres rellenos de discordia y tempos acelerados, sin embargo, Baby Blue marca la pauta agregando elementos nuevos: riff de guitarra con wah-wah para dar paso a una arremetida feroz entre caos y pequeños punteos que guían la melodía.

Los componentes en cada canción se encuentran asimilados a la perfección por la banda quedando representados en Come Back, una intro minimalista que da paso a la clásica estructura de la escuela de Black Metal de Necrobutcher y Hellhamer tempos acelerados con pequeños quiebres y letras con un contenido sutil de odio y desesperación existencialista; la improta del género en Escandinavia. I Imagine the overcome and fell to my knees before the endless truth of instability and futility. Now I Know.

New Bermuda no puede tener un mejor cierre, una canción que sintetice la identidad de la banda y su visión de cómo la vida se puede traducir en música, el corte lleva por nombre Gifts for the Earth. Aproximadamente nueve minutos de guitarras con un riff más cercano al indie rock apegándose al tormento de la existencia y la estética del Black Metal vuelve a los lugares comunes de éste para culminar en un outro instrumental de guitarras eléctricas y piano, dejando en claro la voracidad de la ira puede apaciguarse de una forma u otra.

Compartir en WhatsApp