Estás viendo: Blur – The Magic Whip (2015)

192

Blur – The Magic Whip (2015)

Por Juan José Vásquez | 27-04-15
Artista : Blur
Disco : The Magic Whip
Año : 2015
Sello : Parlaphone

Blur es una agrupación que marcó un momento en la historia de la música en 1994, tanto con sus composiciones como con su visión del mundo. Luego de 12 años la banda de Colchester lanza el sucesor de Think Tank, titulado The Magic Whip haciendo una declaración sobre el momento que vive la agrupación al reunirse nuevamente.

Los británicos se alejan lentamente de ser una banda de singles como durante los 90’s para pasar a ser una agrupación mucho más experimental acercándose de forma delicada a Radiohead. Tal es el caso de Lonesome Street, en que las guitarras vuelven a tomar fuerza y las voces de Albarn y Coxon cantan como si los años no hubiesen pasado entremedio de ellos, un pequeño guiño a Parklife.

Go Out es la mejor forma de ejemplificar el cambio en Blur: alienación en un cabaret asiático y una carga de agresividad que no se había escuchado de los ingleses se refleja en guitarras sucias con un potente riff, coros repetitivos y pegajosos, she does it on her own. Mientas que New World Towers introduce segundas voces, sintetizadores y líneas de piano para crear así un corte mucho más pausado con un riff de guitarra de clara inspiración asiática.

El uso de sintetizadores en conjunto al proceso de producción del disco (la banda grabó en Hong Kong mientras Albarn grabó las voces por su parte) logran crear una placa que refleja alienación en todos los temas, tal es el caso de Ice Cream Man; con un sonido que evoca un camión de helados norteamericano, extraterrestres y Coxon otorgándose licencias al momento de componer. Thought I Was a Spaceman dobla en duración al corte anterior contando con un beat constante de fondo mientras la atmósfera gesta un pequeño viaje espacial dentro de un intervalo de seis minutos para desembocar en un sonido The Flaming Lips unido a Gravity.
I Broadcast es un pequeño intervalo con un intro a lo más programa de televisión de la década de 1960 para nuevamente darle paso a Coxon y su guitarra, el tópico recurrente de la placa. My Terracotta Heart insta a pensar en una inspiración china, sin embargo, el sonido es completamente latino y delicado, una balda que suena más a Albarn como solista que a Blur en 2015.

El proceso de grabación del disco hizo mucho más tangible aquella fracción del sonido de la banda, como lo ejemplifica There Are Too Many of Us: Una marcha de guerra que guía a la voz de Albarn narrando la vida de gran parte del mundo. Mientras que Ghost Ship y Pyongyang se resisten a ser más canciones de Blur, surgen como formas de lleno con una media de 5 minutos de duración para darles paso a Ong Ong y Mirrorball.

Los nativos de Colchester no intentan adaptarse al 2015, hicieron un disco con el sello Blur a su propia manera: desligándose de los cortes radiales, singles y temas que pueden mover a todo el público en festivales. The Magic Whip es un reflejo de la sociedad actual a través de un proceso que demoró 12 años de disputas y reconciliaciones.

Compartir en WhatsApp