Estás viendo: Beck – Morning Phase

192

Beck – Morning Phase

Por Juan José Vásquez | 25-02-14
Artista : Beck
Disco : Morning Phase
Año : 2014
Sello : Capitol

Uno de los más polémicos compositores de las últimas décadas el presente año trae su última producción titulada Morning Phase. Seis años han pasado desde su última publicación y la transición lo ha remontado un poco más hacia el pasado, creando un pequeño guiño a su camada fiel de seguidores a lo largo del mundo.

El silencio compositor no lo alejó del escenario ni del ruido mediático, sin embargo; el pasar del tiempo le tocó de una forma placentera para muchos. Morning Phase es una placa introspectiva con un sonido parsimonioso de comienzo a fin, casi un retroceso a lo que fue la publicación de 2002 titulada Sea Change. Inspirado en un sonido lo-fi, en el cual los arpegios de guitarra interactúan con un conjunto de cuerdas se vuelve una fórmula monótona para lo que se trata del sello Beck en la industria.

La innovación y experimentación han sido sus más grandes características, lo que hace reconocible su sonido junto a su particular voz. No obstante, cortes como Unforgiven, Blue Moon y Say Goodbye son distintos niveles en un solo disco; los tres temas calmos al oído logran destacar por sí mismos.

En cierto sentido, la fórmula casi épica del conjunto de cuerdas que acompaña gran parte de las composiciones logra unas reminiscencias a lo que podría ser el sonido de Sigur Rós, la voz del californiano junto a sus letras dan un giro interesante a lo que podría ser perfectamente un disco plano y sin mayor trascendencia en una carrera impecable que ha llevado a cabo a lo largo de los años.

Quizás los puntos cúlmines de Morning Phase se encuentran en los sonidos etéreos y arreglos que logró llevar a la práctica Beck. Tal es el caso de Heart is a Drum, Country Down y el corte que finaliza la placa, Waking Light. La discografía del nativo de L.A. deja mucho que esperar luego del revuelo mediático al lanzar un disco pasado ya 6 años de silencio.

El álbum perfectamente podría haberse titulado: Sea Change Vol. 2. Es casi una extensión de uno de sus más ensalzados discos por la crítica. Una fórmula sencilla, repetida y probablemente, esperable por muchos. Si bien, Morning Phase no es lo que se podría haber esperado de Beck; no opaca su discografía en absoluto sólo deja en mayor evidencia de lo que es capaz de realizar con el tiempo.

Compartir en WhatsApp