Estás viendo: «Al final todos somos de San Rosendo», Música Campesina de Alberto Fuguet

192

«Al final todos somos de San Rosendo», Música Campesina de Alberto Fuguet

Por @jp192 | 02-11-11

Hace poco escuché a Alberto Fuguet en un programa de radio Horizonte mientras realizaba la difusión de su nuevo largometraje «Música Campesina». Tuvo tiempo de explicar varias cosas pero hubo algo que me llamó la atención. Como un resumen rápido del film, Fuguet señala que «todos somos de San Rosendo». Una hermosa alusión a la obra «La Pérgola de Las Flores», historia de Carmela, huasa pava que viene de San Rosendo a vivir a la ciudad de Santiago.

Si piensan, fue una frase bastante local, que sólo un chileno podría entender, pero que puede dar para mucho análisis si se trata de describir la historia de Alejandro Tazo, el protagonista de «Música Campesina» encarnado por el actor chileno Pablo Cerda.

Los créditos iniciales se abren y dejan caer a un chileno en Nashville, capital del estado de Tennessee. Alejandro viene saliendo de una ruptura de pareja y no le queda nada más que caminar. La actividad estándar de todo turista se ve poco a poco más miserable en su ser, sin dejar de verse bien y manteniendo un estilo que más adelante parece forzado. Algo así como un chileno que es el «mero mero» del pueblo y que (obviamente) no puede bajar la guardia. El mismo Fuguet dijo en la radio que el personaje principal, era alguien que, de seguro vivía en el norte de Chile, donde no pasa mucho, donde para ser alguien sólo hay que tener unas buenas patillas y mantener onda entre sus pares.

Alejandro Tazo parece varado. Avanzada la película me di cuenta que no tiene a donde ir, ya no tiene dinero y no le queda más que dar algunas vueltas por un pueblo de gran atracción turística por ser la cuna del rock and roll. En este punto vemos un Nashville bastante común y corriente. La pieza audiovisual fue grabada con una cámara fotográfica Panasonic Lumix GH1, la cual le entregaba la libertad al director de ir y meterse en lugares comunes como paradas de buses, hoteles baratos a un costado de la carretera, mercados y los clásicos bares donde se escucha música country rock las veinticuatro horas del día.

Una vez más la tarea de Alberto fue retratar a una chileno que está un poco perdido. Quien no puede volver a Chile como un derrotado y prefiere mantener el estilo y lograr ser alguien. Aún así, la película acaba de ser premiada con el Pudú de Oro a Mejor Película Nacional en Festival Internacional de Cine de Valdivia 2011.

Más allá de eso, también se retrata una ciudad que ha sido súper manoseada entre los artistas que han realizado películas sobre Nashville. Alberto lo retrata tal como es, con todo lo feo y además todo lo bueno. Las tiendas de sombreros de cowboy, botas, los artistas callejeros, las disquerías y los clubs que parecen máquinas tragamonedas de acordes country.

Estuve en la función de prensa de «Música Campesina», muchos críticos invitados que recibieron un mensaje claro de Fuguet. Dijo que, estaba frente a varios que habían destrozado su experimento «Velódromo» estrenado el 2010. Con un gran discurso dijo que ya no había que postular a fondos estatales para producir, estrenar y difundir una cinta, todo parece indicar que www.cinepata.com puede ser una vitrina de cine garage experimental que acoja sus propios experimentos y el de los cientos de realizadores latinoamericanos que también se ven entrampados de no poder estrenar en pantalla grande. De seguro todo cambiará para bien en el futuro con esto del DSP.

Recomiendo «Música Campesina» ya que es un espejo. Soy chileno y veo que muchas veces nos podemos comportar como el personaje principal de la película. Alejandro Tazo logra entablar relaciones muy superficiales con los gringos que se le cruzan en la película, pero tal como dichos lazos quedan abiertos, casi sin finalizar, es como precisamente el chileno ve las relaciones. Todas quebrajadas, sin querer cerrar ni querer volver a San Rosendo.

Hoy Fuguet celebra los 20 años de «Mala Onda». Claramente las cosas siguen igual para él, aún es un desplazado intelectual que mira en retrospectiva y dice que su debut editorial también fue con odio y desprecio. Al menos dice que hacer cine mejoró su narrativa, que sincero de su parte. Puedes leer más sobre el aniversario de «Mala Onda» en el siguiente link entrevista en jcrf.cl

www.cinepata.com/musica-campesina

_

Compartir en WhatsApp