Estás viendo: Piratería, navegando por las turbias aguas del rock

192

Piratería, navegando por las turbias aguas del rock

Por Pedro Rossel | 30-09-12

Hace un par de días, en una sala de ensayo capitalina me junté con “el Italiano” y Sebastián, conocido como el Tata, baterista y guitarrista de una nueva banda que se apresta a hacer su debut oficial: Piratería. La idea existía desde hace varios años, me cuenta Ítalo, quien hasta hace un par de meses tocaba en Sin Perdón. “Tenía muchas ganas de musicalizar el concepto de un pirata urbano, de mis amigotes que nos juntamos en los bares, la gente que te encuentras en los afters y en los diferentes recitales de rock. Y las historias tan comunes que nos unen”.

Precisamente, la sala donde el grupo ensaya y pule sus ideas musicales retrata aquello. Las paredes están decoradas por afiches que van desde Misfits, Pantera, Metallica a “bombas 4” y diferentes calendarios de chicas desnudas entre otras decoraciones que reflejan las intereses y el estilo musical de esta nueva banda. En el suelo en tanto, junto a unas latas de cerveza hay botellas de destilados. Y es que el alcohol y la fiesta juega un rol importante en esta agrupación.

En mayo de este año, Ítalo estaba con Sebastián y Fabián, quien hasta hace un par de semanas fue el bajista de la banda, en un “after innombrable” rematando una intensa noche de fiesta. Les planteó la idea de crear Piratería y los tres quedaron de acuerdo. “Antes de nuestro primer ensayo el Tata nos mandó una idea de un tema que tenía y encajaba junto con lo que habíamos hablado: fiestas, rock, excesos, que no es nada del otro mundo, pero que están plasmadas en nuestra canciones”, agrega Ítalo. “Es el deseo que surge al estar divirtiéndote. Ese estado de euforia y de disfrute que te lleva a ir más allá. Queremos plasmar eso en la música y en la letra”, complementa el Tata.

La banda ya tocó a mediados de agosto en el club San Martín, pero ahora se aprestan a realizar su lanzamiento oficial, el que será el próximo viernes 5 de octubre en ICAL (Cumming 350) en el marco de las fiestas Demon Party. En dicho show, tocarán 7 canciones; que siguen una línea melódica con matices de rock and roll, tintes de punk y una densidad en los riff, que le dan un particular sonido, enmarcados por las letras de “Vivencias personales” cargadas de altas dosis de: sexo, tatuajes, fiesta, drogas y rock and roll.

Tras esa presentación, se dedicarán de lleno a terminar y pulir los primeros cortes de la banda para entrar luego a grabarlos. También tienen en mente realizar un video en el corto plazo y sacar su primer disco el 2013. “Si hacemos un disco tiene que ser un formato que también hable del concepto. No puede ser un disco común en papel cuché, tiene que ser un disco a lo Piratería, una cosa únicamente sucia, que sea un tesoro para el que lo tenga”, explican.

“Estamos en conversaciones con muchas bandas con trayectoria, que están apoyando y que creen en la idea, saben que es una propuesta muy honesta. Acá no estamos inventando fiestas, ni hablando de lo que no se ha vivido. La gente que nos conoce sabe de lo que me refiero”, afirma el Italiano.

“Hay muchas buenas bandas acá en todos los segmentos del rock y queremos compartir con muchas de ellas y aportar con nuestra propuesta. Muchas de estas bandas están encasilladas y no han salido de los temas políticos, sociales que creemos que es parte relevante del rock, pero también es necesario entregar un poco de vida y muerte narrada de forma directa de las vivencias del entorno de la gente, que escucha y sigue a estas bandas. Es importante, no solo tocar una guitarra con distorsión o pegarle a los tarros, muchos se olvidan de la actitud que es también importante, no olvidar ese concepto rupturista de fondo” finaliza el baterista de una banda, que quiere empezar a navegar por las turbias aguas del rock.

Compartir en WhatsApp