Estás viendo: Javier Barría: Más que sencillez.

192

Javier Barría: Más que sencillez.

Por Juan José Vásquez | 05-02-14

Medio día en Providencia con el sol pegando de frente, reflejando en las calles que ya es febrero. Como cualquier otra persona, Javier se sienta en las bancas de Bustamente mientras posa frente a la cámara relajadamente, algo que ya ha hecho anteriormente.

Entre una taza de café y un jugo natural surge una pequeña entrevista con el cantautor nacional con una larga trayectoria a su haber y un porvenir marcado en gran medida por lo que ha sido su vida, la música.

12312661333_b1ba83d26e_c

-¿Qué tal ha sido la recepción de Llorar en la Calle?

– Me sorprendió un montón. Hice un disco sabiendo entre comillas que serían radiables, el espíritu eran más rockeros, fáciles de entender. Con sonido sencillo de guitarras, conscientemente fue hecho así. Agotamos la primera edición (500 discos), en menos de un año. Las expectativas que me hice se cumplieron en ese sentido, incluso atrajo público nuevo.

-¿Cómo ha sido la transición entre el sonido de tus primeras composiciones a la actualidad?

– No sé si ha habido una transición, sí unos paseos. Tomo de referente a Beck. Eso de tener una coherencia de tener entre cada disco es súper importante para mí. El cambio más grande fue del Ciudadano B al Geometría. Hay una esencia que se mantiene entre todos los discos.

-¿Qué es lo que viene para Javier Barría durante el año?

– Tengo como meta un disco nuevo, está listo en composiciones pero aún falta grabaciones. Planeo retomarlo en marzo. Grabé en la Patagonia, al aire libre con sonido ambiente, se escuchan los pájaros, el agua. El único problema fue el viento, hai’ caleta de viento allá pero tengo que editar. Ojalá publicarlo en invierno, de todas maneras no pasa de este año.

El segundo plan es hacer un gran concierto, el segundo semestre. Es algo que hice el año pasado presentando el disco nuevo. Sería el concierto, con músicos invitados, banda y más.

12312661383_e92a82e80f_c

Sorbiendo lentamente el jugo, con una tranquilidad que lo devolvió a Santiago luego de su paso por el sur del país se dispone a callar por unos segundos y pensar.

-¿El formato CD guarda algo especial para ti?

– Sí po, me gusta harto (para publicar). En mis primeros discos fui descuidado, con impresora y así. Yo sé que lo valora más el público que yo, ni yo sé dónde están mis discos en la casa, no tengo copias. Por ejemplo, quedé súper contento con el arte del último disco, lo hicimos en Colombia, tuvo harta dedicación.

Desde que tengo los discos en descarga, paradojalmente aumentaron las ventas (físicos), lo que me parece lógico. Más gente te escucha, más gente quiere tener el disco. Ha sido como a la par el crecimiento.

-¿Cómo ves la industria musical en la actualidad con el fenómeno Spotify y lo que sucedió con Feriamix?

– Sobre Spotify sólo puedo hablar como usuario. Quedé loco con la huea, estoy escuchando un montón de música. Últimamente estaba priorizando mucho más el streaming que bajar los discos. Es como el curso natural de las cosas, el signo de los tiempos. Todo el mundo está conectado, es parte lógica de la evolución.

Entiendo que artistas con mucha trayectoria o ventas muy grandes les hace ruido también que significa una merma en su ganancia, lo puedo entender. Como yo no vivo esa realidad, no me afecta al contrario. Mi preocupación ahora es tomar control en mi página en Spotify.

-¿Cómo te sientes más cómodo presentando tus producciones?

Me gusta más Bandcamp, estéticamente me gusta mucho. Es como tener un disco. Para mí es la carta de presentación. Eso por un lado, pero me gusta tener la edición física.

12313067824_1711df47c6_c

Revolviendo la pulpa del vaso con la bombilla es la clara referencia de cómo busca en su memoria recuerdos para contestar sobre sí mismo.

-¿Elige una película y por qué?

– Mi película favorita es Blade Runner. La vi cuando chico, me llevó mi viejo al cine cuando se estrenó el Director’s Cut, creo que el ’92-’91. No recuerdo bien, me costó entenderla a esa edad y con el tiempo la volví a ver. La banda sonora es maravillosa y ha sido influyente para mí como músico, hay huellas pequeñas de Blade Runner sobre todo en mis últimos tres discos. Lo otro, es la visión del futuro, no sé por qué cuando niño-adolescente me vi reflejado en Deckard.

– Nombra tres discos que te hayan marcado.

– (Un tanto dubitativo antes de responder): El primero cuando chico creo que fue Revolver de los Beatles. De hecho, antes de tocar guitarra. Crecí con los Beatles, fue súper alucinante ese disco en particular, creo que por las guitarras, sobre todo los temas de Lennon. No puedo decir una razón, es genial ese disco.

Después, el Grace de Jeff Buckley. Lo escuché como a los 20 años, porque fue un disco que me dejó pa’ la caga. En esa época no tenía ni internet, me pasaron un casette. Tardé en averiguar la historia de él, escuché sin ningún prejucio, tenía algo de Led Zeppelin, de The Smiths tenía algo de todo en una sola persona. Yo ya hacía canciones en ese tiempo, pero siempre eran  imitaciones baratas de otras. Me llamó la atención que hiciera algo particular con tantos referentes, sin saber que en años me iba a sentir cómodo haciendo algo propio.

Ahora, te nombro uno contemporáneo. El Overgrown de James Blake, también fue una patada en la cabeza. Me pasaron cosas como con el de Jeff Buckley. Me gusta el primero, pero el Overgrown es un disco de canciones.

– Un hecho que haya sido decisivo en tu vida, tanto musical como personalmente.

¿Ambas cosas en un solo hecho? No sé hueón, me dejaste pa’ dentro. Es súper hueón la situación, pero yo estaba tocando una vez, yo trabajé hasta 2009 como músico de covers, en mall y en bares. Me acuerdo una vez, me salió una pega en el Parque Arauco, nos quedamos corto de repertorio y propuse 4 temas míos para rellenar. Estábamos ahí tocando, e hicimos mis temas en una sección entre medio y se acercó gente y los cachaba y los tarareaba. Ponle unas 6 o 7 personas y terminó la huea y dije ‘’puta, no puedo seguir tocando covers’’. Creo que fue esa y un matrimonio y nunca más trabajé en covers, me dediqué al 100% en mi música.

Antes de salir del Brixton Café, le hago una última pregunta con la sus hombros hacia atrás en el sillón y su cabeza mirando el techo piensan.

-Si pudieras revivir a un personaje histórico para tener una conversación, ¿cuál sería?

Uhh, no sé. Me ha tocado conversar, una vez hablé con Spinetta, onda 5 minutos pero era más chico. Tenía como 20 años y ahora como que le perdí esa huea de ‘’endiozamiento’’. Me gustaría hablar con Buckley, era un hueón quebrado así. Un buen chato para conversar, chucha (…) Nick Drake, me causa curiosidad su historia.

Fotos: Camila Puga.

Compartir en WhatsApp