Estás viendo: PNL: El rap francés la está rompiendo

192

PNL: El rap francés la está rompiendo

Por Juan José Vásquez | 15-05-17

Es de conocimiento público que la cuna de la democracia moderna tiene un problema gigante contra el racismo. La identidad francesa ahí se siente diluida debido a la cantidad de africanos, árabes y blancos franceses, la pobreza es algo que agobia a la población joven, y con el resurgimiento energético de una ultraderecha racista el problema no ha mejorado en los últimos años. Aunque el candidato de centro, Emmanuel Macron ganó en las elecciones del presente año, en 2016 el clima social del país europeo estuvo cargado por el descontento debido a la reforma laboral, es ahí donde surgió PNL, el dúo compuesto por Tarik y Nabil Andrieu, de Corbeil-Essonnes, un suburbio parisino.

La canción ‘Le Monde Ou Rien’ de su segundo disco, Le Monde Chico (2015), fue innolvidable en Francia. Se convirtió en un eslogan para las protestas, ‘El mundo o nada’ ese es el extremo de la necesidad en la que se encuentra sumido el país donde las resoluciones violentas son algo que produce un cambio.

Las letras de PNL no son del todo políticas, si bien hay una carga del sentimiento pesimista y desganado del clima sociopolítico actual del país, hay un espacio para ostentar un estilo de vida que hace unos años no podría haber sido posible. No es por nada que Francia fue la cuna del existencialismo moderno, si Camus y Sartre se hubieran dedicado a la música, habríamos tenido un rap preguntas llenas de desidia y lamentos. Tarki y Nabil rapean sobre la marginalización de los guetos parisinos, de la pobreza y la falta de oportunidades, tanto para africanos franceses como árabes: no existe la discriminación entre los apartados, aunque la tristeza lo inunde, siguen viéndolos como hermanos.

No es difícil apreciar música en otro idioma que no podemos entender, tampoco teniendo en cuenta el contexto sociopolítico en el que surge y es por eso que PNL está rompiendo barreras. Ya estuvieron en la apertura de una tienda Supreme en París, y la gente coreaba ‘Le Monde Ou Rien’. Su estética similar a la del trap español y una energía incomparable para lo que se sufre, los hace uno de los números más interesantes en la actualidad.

Francia durante la segunda mitad de los 90’s tuvo grandes problemas con el racismo, se vio reflejado en los líos en que estuvo sumida la selección de fútbol. La discriminación que sufrió Zidane y Thuram, el clima político de esos años no ha cambiado mucho considerando el panorama actual. El dúo ha surgido ahí mismo, de descendencia árabe, sus barbas prolijas son la representación de lo que es Francia: una amalgama de culturas que crean un país maravilloso.

La actitud de NPL transciende la idea de raza, los cultos y el estrato social. Tienen una energía tremenda y los lamentos en sus voces son perceptibles incluso para aquellos que no sabemos francés. Hay algo de macabro en disfrutar, quizás la palabra sea apreciar una música que representa los problemas sociales tan graves que vive un país. Mientras su contraparte española intenta ostentar un estilo de vida e imagen que no le es propia, los franceses destacan la unidad entre ellos, porque los problemas que los agobian no pueden ser solucionados con un par de hits en la radio y Youtube, si no, pregúntenle cómo le fue a Francia luego del partido amistoso contra Algeria en 2001.

Compartir en WhatsApp