Estás viendo: Hablemos de Lollapalooza Chile 2016 y su cartel

192

Hablemos de Lollapalooza Chile 2016 y su cartel

Por Juan José Vásquez | 08-10-15
01

Disclaimer: Todo el texto es una opinión personal, no nos pagan para hablar bien.

Desde su primera edición en 2011 conformó su nombre como el festival de música más grande en el país, sin despreciar al resto de estos que están creciendo como instancias especiales. Lollapalooza adoptó ese cargo debido al peso de su nombre, el lugar donde se realiza, el número de artistas y que dura dos días a diferencia de otros. Ahora lo importante: ¿Cuál es el problema en que vengan bandas que muchos no conocen?

Simplemente ninguna. El festival creado por Perry Farrell tiene un atractivo como pocos otros: Juntar muchos artistas y bandas de variados estilos para un público de amplio espectro en géneros musicales. Todo bonito y bacán, hay músicos que probablemente nunca vendrán de nuevo al país de no haber sido por aquella instancia, tal es el caso de Kanye West en 2011, TV on the Radio en 2012, Puscifer y Gary Clark Jr. En 2013 y podría perfectamente seguir enumerando a varios más. Ahí es donde se encuentra lo importante de Lollapalooza, presentar la oportunidad de ver a artistas que al menos sin salir del país no podríamos ver.

Ahora hablemos sobre el cartel en sí, me han llegado muchos comentarios que es el más flojo hasta el momento, artistas que vienen cuando debería haber sido en el peak de su carrera hace dos o tres años (para un par especial hace varios) y sí, ahí les encuentro parte de la razón. El line up del festival se construye en base al target objetivo de público con contadas excepciones que te hacen comprar la entrada, como lo son Bad Religion y Vintage Trouble principalmente. Hay dos salidas para el problema: la primera es comprar la entrada para el día (aceptando el precio) e ir a ver específicamente a un artista o simplemente no tirar mala onda de forma gratuita.

02

Cada evento musical se configura en función del público, los artistas disponibles y eventuales circunstancias que permiten a algunos hacer un par de shows extra a países donde no irían en primera instancia. Tomemos por ejemplo la primera versión del Santiago Gets Louder, la banda francesa Gojira presentó un show espectacular y es muy probable que de no haber sido convocados para Rock in Rio durante este año no los habríamos visto en el futuro.

Finalmente me gustaría que habláramos sobre la mala onda que se carga a Lollapalooza cuando se presenta cada cartel. Todos los años se escuchan y leen comentarios sobre la falta de artistas, siendo que Lotus no está encargada de satisfacer las necesidades primarias de ver a una banda en específico de cada uno. Otros comentan sobre el público y la cantidad de adolescentes entre 15 a 18 años que solamente van a tomarse fotos y conversar mientras no presentan una mínima cuota de respeto al artista que se está presentando en ese momento, ahí lo puedo aceptar en parte, como público me he encontrado en la situación que escucho a gente hablar sin tener idea de nada y no por eso les voy a tirar mala onda, he ido solamente para poder ver a Crosses sin tomarle importancia al resto.

03

El problema no es Lollapalooza y su forma de adaptarse a la concepción que se ha creado en el país en cuanto a la escencia del festival, va netamente en un problema indivual; una necesidad de sentirse disconforme porque aún no puedes ver a una banda en específico.

Para todos aquellos que se sienten así aun hay esperanzas: The Cure vino al país recién en 2013. Incluso para algunos que esperamos y seguiremos esperando años por ver a Weezer debemos partir por aceptar a los niñitos que quieren ver a Twenty One Pilots y vivir piola la música.

04
Compartir en WhatsApp