Estás viendo: Entendiendo la música: Sufjan Stevens – The Age of Adz (2010).

192

Entendiendo la música: Sufjan Stevens – The Age of Adz (2010).

Por Juan José Vásquez | 11-08-16

Sören Kierkegaard en El concepto de la Angustia dice lo siguiente: ‘’La nada engendra la angustia. Éste es el profundo misterio de la inocencia, que ella sea al mismo tiempo la angustia. El espíritu, soñando, proyecta su propia realidad, pero esta realidad es nada, y esta nada está viendo constantemente en torno a sí a la inocencia’’. ¿Por qué cito a un autor del siglo XIX para explicar un disco de Sufjan Stevens? Fácil, The Age of Adz se trata de la pérdida de la inocencia en la creencia cristiana que profesa el cantautor. Sin embargo, hay mucho más.

Stevens trabajó un folk muy norteamericano, cargado de historias y personajes dispersos entre Illinois (2005) y Michigan (2003). En The Age of Adz se desliga de su capacidad narrativa para adoptar un tono introspectivo; cargado de emotividad personal y sonidos electrónicos, autotune; orquestas.

1

Pitchfork en su reseña del disco, en 2010, planteó un acercamiento hacia el autoproclamado Prophet Royal Robertson en la portada del disco, y me gustaría diferir un poco de aquella teoría aunque sea avalada por el propio autor. Quizás Stevens deliberadamente no lo sabía, pero la portada de The Age of Adz es una oda al futurismo ruso; los colores denotan a ratos un aire soviético, e incluso, la música es una aspecto grandilocuente en ese sentido.

Hablando de la instrumentalización, Futile Devices es una canción que prevé el futuro del sonido para Stevens, minimalista y delicado. Mientras que Too Much integra un sonido de máquinas; romper con la estructura clásica de canción, al mismo tiempo que la letra presenta un grado de culpa existencialista que no encuentra su razón de ser. En dos cortes, la tradición futurista y la idea del cristianismo de Kierkegaard toman forman dentro del disco.

Age of Adz es un caso de estudio en sí mismo. Cada verso se compone de pequeñas estrofas de tres líneas, creando un viaje lento hasta el primer coro, donde la introducción de los vientos estalla la canción. Todo se pausa de nuevo dando un respiro a Stevens para volver a la primera estructura, hasta que el resto de las voces se unen en This is the Age of Adz/Eternal living.

a0897080833_10

Me quiero detener un poco más en Age of Adz, ya que transmite por medio de la letra mis puntos anteriores. En el outro de la canción, Stevens canta lo siguiente For my intentions/Were good intentions/I could have love you/I could have changed you. Lo que me recuerda a un poema de Mayakovsky, titulado ‘Back Home’. Ambos utilizan una estructura similar con motivos que se ciñen el uno al otro, sin embargo; la culpa reside en el primero.

Volviendo a Kierkegaard: ‘’(…) La angustia es la realidad de la libertad en cuanto posibilidad frente a la posibilidad’’. El danés sintetiza en tan sólo una frase lo gigantesco que es The Age of Adz. En la actualidad, Stevens toca Vesuvius, una canción que mezcla varias capas electrónicas con la culpa que se explica en variadas voces en su coro. Vesuvius/Fire of fire/Follow me now as I favor the ghost.

A ratos, explicar The Age of Adz es una tarea monumental. Un disco con tantas referencias y sonidos que discuten contra lo establecido es propio de un proyecto de Sufjan Stevens; sin embargo, la tradición cristiana presente en él está patente. En Impossible Soul  hay tres movimientos distintos, 25 minutos que exponen al cantautor frente al mundo, a la culpa que posee por tener el don de componer obras tan bellas que para muchos artistas sería imposible replicar en tres vidas.

 

Compartir en WhatsApp