Estás viendo: El fútbol mató mi pasión

192

El fútbol mató mi pasión

Por Juan José Vásquez | 16-06-16

Mi polera de Universidad de Chile está tirada dentro del clóset, creo que no me la he puesto en un par de años, está ahí esperando a que la pasión vuelve a la cancha, a mi corazón. En gran medida, el fútbol nacional es el reflejo del escenario mundial de éste deporte, carece de variedad, ese atractivo que lo hizo tan llamativo durante generaciones.

¿A qué me refiero con variedad? A la forma de juego, a la estrategia detrás de la forma de mover la pelota de arco a arco. La gracia con que cada equipo muestra sus fortalezas y debilidades está sufriendo de un proceso terrible de homogenización a través del esquema europeo de juego. Hay un retraso de las líneas, una falta de proactividad y momentum que hacen del fútbol un deporte apagado.

maxresdefault

America del Sur hasta el 2002 tenía como exponente a Brasil, un juego dinámico, agresivo que iba directamente hacia el rival. Argentina hacía algo similar, tenía un equipo con figuras como Crespo, Verón, Zanetti o Ayala, cualquiera de ellos podía lucir por sí solos. En Uruguay Paolo Montero aún mojaba la camiseta, en Paraguay Roque Santa Cruz tenía 20 años y corría como si el mundo se fuera a derrumbar; había garra. Inclusive así, el fútbol carece de variedad.

Haciendo un paréntesis con el boom actual de los eSports, y el más grande hasta el momento, League of Legends. Cada una de las regiones que compite dentro del mundial del juego, posee un estilo característico; es posible relacionar a los jugadores con estrategias que en otras regiones no son explotadas. Norteamerica posee un estilo de separar a los equipos en las partidas, en Corea se juega metódicamente; mientras en China todo se caracteriza por la agresividad de las jugadas y conseguir la mayor ventaja posible, incluso si esto conlleva perder terreno en el campo.

wesley_sneijder_interval_netherlands_sport_hd-wallpaper-358757

Me gustaría poder decir que aún disfruto viendo partidos en grandes eventos, como lo son la Euro y Copa América en la actualidad, pero estaría mintiendo; tanto en este artículo y hacía mí mismo. Brasil es uno de los equipos con pases más imprecisos en América del Sur, Uruguay mantiene una línea de juego defensiva esperando el momento de dar un pase largo; mientras que Argentina es una selección que solamente puede golear a naciones sin aguante en la actualidad, en este caso, a Panamá.

Son contadas las excepciones de jugadores asiáticos y africanos que han destacado en el extranjero, sufriendo el yugo de compañeros que no pueden salir del montón. Park Ji-Sung, Shinji Kagawa, Samuel Eto’o, Didier Drogba, Emmanuel Adebayor por dar algunos nombres. ¿Es un problema de la cultura entorno al deporte?, o quizás se trata de la inversión de los países en mantener las condiciones adecuadas para desarrollar a sus jugadores, son preguntas para otro artículo; sin embargo, entregan algunas directrices sobre cómo solucionar la monotonía.

La selección nacional en la actualidad tiene figuras de calibre internacional, Charles Aránguiz, Alexis Sánchez, Arturo Vidal, Gary Medel e incluso así carece de desplante. Si bien están jugando junto a un director técnico nuevo que prueba esquemas para no depender de un jugador en la posición de 10, algo que se agradece para salir del panorama actual; aún hace falta mucho más para derrotar la conformidad en éste deporte.

Compartir en WhatsApp