Estás viendo: ¿Cuántas historias se pueden contar en un día?

192

Facebook y Whatsapp Stories

¿Cuántas historias se pueden contar en un día?

Por Andrés Peña | 14-03-17

Debo reconocer mi affair con Snapchat. Tarde como siempre, lo bajé para ver a mis amigos hacer el ridículo. Luego llegó Instagram Stories, que copió la idea central del fantasma. Jugada sucia pero parte del juego.

Por temas prácticos solo me quedé con Instagram, ya que no cuento con un celular muy potente y la mayoría de mis contactos prefieren esa red social. El affair no duró mucho.

La calidad de las aplicaciones nunca ha sido lo más importante para el usuario; como desarrollador cumples si logras masividad. Ejemplo claro es la disputa entre Whatsapp y Telegram.

La segunda ofrece varias características que la convierten en una mejor alternativa y sin embargo, la gente no se atreve a hacer el cambio. Se justifica porque su círculo no lo ocupa y más importante, tienen poco espacio en su celular.

Ahora un poco de matemáticas. El día tiene 24 horas, pero en general dormimos 8. Dentro de las 16 horas que nos quedan, trabajamos o estudiamos la mitad aproximadamente, eso quiere decir, que nos queda poco tiempo libre para disfrutar la vida.

¿Cuántas historias puedo contar en un día? ¿Cuántas cosas me pueden pasar en 8 horas, que sean lo suficientemente interesante para fotografiar o grabar? No sé si mi vida es muy aburrida, pero creo que los desarrolladores se están excediendo -y las personas también-. ¿Cuánto están ganando con nuestra exhibición?

Es un sinsentido que ahora Facebook y Whatsapp también cuenten con una opción Stories, porque vivir sin ellas es insesato en el 2017, ya que son herramientas imprescindibles para nuestro estudio y trabajo.

Aparte de guardar más información, las aplicaciones son más pesadas, más lentas y en general, funcionan peor. Y eso se traduce en una mala experiencia. Es decir, que por culpa de los desarrolladores, mi celular deja de cumplir las expectativas.

La vida util de los equipos es cada vez menor, y existen productos con precios desmedidos. Las apps y firmwares con el paso de los años se han ido complejizando, lo que genera un consumo de tecnología incosciente. Todo se reduce en un estilo de vida caro y desechable.

Contextualizando, existe también el principio KISS o Keep It Simple, Stupid!, que fomenta los usos sencillos y prácticos. Cada elemento tiene su función determinada, ni más ni menos. Todo lo contrario a lo que vivimos hoy. Por eso estamos como estamos.

Desde mi punto de vista, el plan es fomentar la renovación acelerada de celulares. Piensen en la basura tecnológica que estamos creando y el gasto injustificado en algo que ya es una extensión del cuerpo. ¿Vale la pena subir estupideces en Whatsapp y Facebook, si ya lo podíamos hacer en Instagram y Snapchat? Yo digo que no.

¿Whatsapp y Facebook Stories? ¿No será mucho? Acá le damos unas vueltas.

Posted by 192.cl on Tuesday, March 14, 2017

Compartir en WhatsApp