Estás viendo: Bjork: “ It’s not up to you” y su retrospectiva en el MoMa

192

Bjork: “ It’s not up to you” y su retrospectiva en el MoMa

Por [email protected] | 09-03-15
IMG_6912_

Texto y fotos por nuestro amigo: Sebastian Inaniel

El Museo de Arte Moderno de Moderno de Nueva YorkMoMa– acaba de inaugurar una retrospectiva de de la artista islandesa Bjork. La exposición que coincide con el lanzamiento del noveno álbum de estudio de la cantautora, “Vulnicura”, ha causado gran revuelo en los medios, sus fans, la prensa y los cientos de asistentes que visitan dia a dia al museo.

Las expectativas eran altas y mucho se había venido comentado sobre el regreso a la escena musical de la islandesa. Tanto el museo como su propio curador jefe, Klaus Biesenbach, habían hecho una gran apuesta por materializar a través de una exhibición el trabajo de una de las mentes contemporáneas más creativas del último tiempo. Pero ¿Qué es lo que nos ofrece la experiencia de Bjork en un museo?

La exposición está dividida en tres grandes etapas. La primera parte es el lobby del museo, en donde se encuentra los inusuales instrumentos desarrollados para ‘Biophilia’, incluyendo el Arpa de Péndulos, que se escucha en ‘Solstice’ y el espiral de Tesla, utilizado en ‘Thunderbolt’, que no dejan de ser sonoramente llamativos e visualmente interesantes; pero que contrastan con los órganos y pianos utilizados en el mismo álbum y que dispuestos en una esquina del museo no tienen mayor gracia.

Mi curiosidad seguía intacta, sobre todo porque en la parte medular de la exposición se encuentra el video de 10 minutos de ‘Black Lake’, encargado especialmente por el museo para esta inauguración. La sala es una simulación de una caverna volcánica donde con algo de imaginación podemos transportarnos a lo más profundo de Islandia y por qué no, a lo más íntimo y profundo de sus emociones de su último disco. De la canción no tengo nada que decir, me parece honesta, emocionante y brutalmente emocionante; y pienso que por nada del mundo me gustaría ser Matthew Barney, su ex.

Fluyen mis emociones al ritmo que va corriendo el video y me estremece su caminar descalzo y desconcertado por una caverna oscura y mi interior retumba con los golpes que sin parar se da en su pecho para aliviar el dolor que la estremece. No dejo de pensar en su rol en ‘Dancer in the Dark’ con su dolor y me emociono hasta las lágrimas pero a la vez me vienen imágenes de ‘Vespertine’ y esa intimidad y dulzura me sobreprotegen. Ambos álbumes comparten la misma frecuencia de intimidad, ambos son trabajos particularmente personales y viscerales. Finalizado el video sigo camino a una segunda sala en donde se puede ver la videografia de sus más notables videos y trato de estar un par de minutos pero la sala no es cómoda y la calidad de la imagen no ayuda, por lo que decido seguir, mas que mal no hay nada que no este en YouTube.

Lo mejor lo han dejado para el final… pienso. Con entusiasmo hago mi tercera fila (sí, la tercera fila para la misma exposición) y es así como llegamos a ‘Songlines’, la retrospectiva museográfica de la que tanto se ha hablado. La primera aproximación es un pasillo donde en pantallas se ven parte de sus presentaciones en vivo: MTV Unplugged, Royal Opera House, Biophilia, Post Live, etc.

Luego nos dan las instrucciones de como usar el audioguía, llamado ‘The Triumphs of a heart’, para comenzar el viaje cronológico y secuencial de la obra y carrera de Bjork. La guión está a cargo de Sjon, novelista islandesa, y narrado por Margarét Vilhjalmsdótir, actriz y directora de la misma nacionalidad, ambas frecuentes colaboradoras de Bjork.

El cuento comienza y a medida que la voz nos narra pasajes de la vida de la artista se pueden apreciar parte de sus diarios en donde, de letra y puño, se pueden leer sus canciones y algunas ideas que inspiran sus discos. Una voz del audioguía nos dice “take your time” y si bien esta programado que el recorrido por cada disco dure cinco minutos, lo que no es mucho, ya en el ‘Post’, su segundo álbum, te das cuenta que cinco minutos serán una eternidad en un pasillo atestado de gente donde no hay mucho que mirar. Ni tampoco parte de sus vestimentas expuestas (el vestido del cisne utilizado en los premios Oscar; el video de campanitas de ‘Who is it’; los zapatos de ‘Hyperballad’; la parca de ‘Yoga’; las prendas de las distintas carátulas ‘Volta’) o los robots de ‘All is full of Love’ son suficientes para quedarte más tiempo en la estrecha sala y sigo caminando por el laberinto hasta que de pronto se acaba la exposición y debemos entregar el audio.

La exposición es derechamente mala, conformista y poco arriesgada, carente de soportes y totalmente poco ambiciosa. Quedas con gusto a poco y por momentos avergonzado de lo mal interpretado que ha sido su trabajo en la exposición. Una recolección de chucherías de un fan poco ambicioso que no supo interpretar su trabajo ni menos estar a la altura de su visión artística sobre todo cuando Bjork ha generado tanto recurso y nuevas innovaciones en el plano musical pero también en un sin número de disciplinas y campos creativos.

Pero tranquila Bjork, sabemos que “it’s not up to you”.

A continuación revisa las fotos de Sebastian Inaniel durante su visita a la exposición.

IMG_6856_ IMG_6861_ IMG_6867_ IMG_6874_ IMG_6877_ IMG_6896_ IMG_6899_ IMG_6919_ IMG_6926_ IMG_6932_ IMG_6936_ IMG_6959 IMG_6938 IMG_6927 IMG_6881 IMG_6874 IMG_6871
Compartir en WhatsApp