Estás viendo: Artista de la semana: JMSN y un R&B imparable

192

Artista de la semana: JMSN y un R&B imparable

Por Juan José Vásquez | 04-11-16

Christian Berishaj, más conocido por su nombre artístico, JMSN, es una fuerza que no se ha podido detener de crear el R&B más delicado de la década. El mejor resumen para su sonido es si Justin Timberlake y D’Angelo tuviesen un hijo que hiciera letras con la sensibilidad de Muddy Waters, haciéndolo un fusión de lo mejor en el género dentro de una perspectiva histórica; un resumen de lo que puede ofrecer el sufrimiento de dónde surgió la música afroamericana.

1

El nativo de Michigan debutó en 2012 junto al disco †Priscilla†, con un sonido mucho más experimental; pero dejando en claro que su voz es el instrumento perfecto para llevar la pasión física por otro a un plano etéreo. Hay un acercamiento bastante particular al sonido de Justin Timberlake, especialmente a la delicadez con la que se aproximan a las relaciones interpersonales; como lo es I Think She Knows y Set the Mood. En gran medida, la comparación queda corta, ya que el segundo logró la fama, mientras el primero se quedó en círculos underground hasta su tercer larga duración.

La combinación entre amores idealizados y falsetes da por resultado canciones que erizan los vellos de los brazos; como Hotel. Son no correspondidos, aquellos que crean una desilusión por la vida en general, el nuevo estado del blues se da por medio de mensajes de texto no correspondidos, parejas infieles y una decepción por la vida amorosa.

2

El segundo disco de JSMN, titulado ‘The Blue Album’ es un ejercicio de estilo donde su estética se da en formato VHS noventero, lo-fi. Christian se convirtió en el profeta lider de un culto norteamericano donde los corazones rotos son la entrada para poder alabar al músico de cabello largo y barba a lo más Jesús. En la versión de video, hay una mezcla de cienciología, cristianismo y R&B, donde cada canción está acompañado de una producción reminiscente a los programas de los canales de televisión de acceso gratuito en Estados Unidos durante 1990.

En mayo de 2016, lanzó su tercer larga duración, titulado ‘It is’. La mezcla experimental de sintetizadores desapareció para dar paso a un R&B lento y delicado, donde la sentimentalidad del músico se ve vertida en canciones como ‘Cruel Intentions/Ol’ Case of the Blues’, cargadas de la estética del blues afroamericano; una decepción de la vida y las circunstancias que la rodean. No obstante, no pierde un sonido funk, en el caso de ‘Hypnotized’, dejando en claro que aunque se haya desencantado con su existencia algo persiste que lo hace continuar.

En gran medida, es una cosa de tiempo para que JMSN salte a la fama, algo similar a lo que le sucedió a The Weeknd. Luego de tres mixtapes, el cantante canadiense dio el paso al reconocimiento que merecía su trabajo y sonido particular. Para la prensa internacional, el oriundo de Michigan ya tiene un puesto consagrado dentro de la industria, pero ya es hora que aquello se expanda a este lado del mundo que lo espera hace años para poder disfrutar sus introspectivas presentaciones en vivo; cargadas de un sentimentalismo que solamente un nativo de la escena podría lograr en la actualidad.

Compartir en WhatsApp