Estás viendo: José González – «In Our Nature».

192

José González – «In Our Nature».

Sin categoría

Por Gabriel Pinto | 24-09-07

543424839_863693438b.jpg

Foto por baba de caracol.

En un año en que las decepciones y «alegrías» musicales, por decirlo de alguna manera, se han equiparado, inclinar la balanza hacia el lado de las «alegrías» parece justo. Sobre todo si esa inclinación se debe a un trabajo tan redondo como el nuevo disco de José González, In Our Nature (Mute Records, 2007).

Concebido como el reflejo ensombrecido de su disco anterior – Veneer (2003) – , In Our Nature se adentra en paisajes sonoros de aparente calma en los que hierven reflexiones políticas y complejas plagadas de símbolos. La desconfianza, el temor, las dudas a un mundo poco comprensivo que nos llena de desesperanza, tiñen de tristeza canciones de aparente felicidad como «Down The Line» (‘I see problems down the line / I know that I’m right / Don’t let the darkness eat you up’) o «How Low» (‘How low are you willing to go / before you reach your selfish goals?’).

Cada canción, a manera de un dardo paralizante, nos invita a cuestionarnos nuestra naturaleza- de ahí la aparente inocencia del título que lleva este disco. De cierta manera, González ha dejado de hablar desde el amor y enfoca sus ideas – sus canciones – desde la rabia. ¿No es eso lo que intenta reflejar en canciones como «Killing For Love», donde se pregunta si los corazones llenos de pasión deben consumirse por el odio o la compasión? No ha de extrañar, por lo tanto, que González admire a músicos como Zach de la Rocha o El-P (rapero de líricas duras quién este año editó el excelente y muy recomendable I’ll Sleep When You’re Dead).

Mención aparte recibe la reformulación de ese neoclásico de Massive Attack que es «Teardrop», en donde la interpretación del sueco le da un nuevo sentido a la melancolía que expresó Elizabeth Frasier (vocalista de Cocteau Twins) cuando interpretó dicha canción.

Dejando a un lado la fragilidad que nos hacía asociar a José González con músicos del tamaño de Nick Drake o Elliott Smith, In Our Nature da fe de que un artista no necesariamente tiene que evolucionar en el aspecto sonoro para hacer cosas nuevas. Basta con re-enfocar nuestras mentes (y corazones) hacia la realidad que enfrentamos cada día en nuestros televisores. Porque esa es, justamente, nuestra naturaleza.

Etiquetas :

Te recomendamos ver también

Compartir en WhatsApp